+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Misiva de Francisco

El Papa Francisco: "Sueño una Europa sanamente laica, donde Dios y el César sean distintos pero no contrapuestos"

"Han terminado los tiempos de los confesionalismos, pero también el de un cierto laicismo que cierra las puertas a los demás", ha dicho Francisco

 

El papa Francisco se coloca una mascarilla durante un acto de oración. - EFE

EUROPA PRESS
27/10/2020

El Papa ha defendido una sociedad europea "sanamente laica" donde no se contrapongan las figuras políticas y religiosas, al tiempo que ha arremetido contra el laicismo que cierra las puertas a los demás y a Dios.

"Han terminado los tiempos de los confesionalismos, pero --se espera-- también el de un cierto laicismo que cierra las puertas a los demás y sobre todo a Dios porque es evidente que una cultura o un sistema político que no respete la apertura a la trascendencia, no respeta adecuadamente a la persona humana", ha destacado en una carta.

La misiva se enmarca en el 40 aniversario de la Comisión de las Conferencias Episcopales de la Unión Europea (Comece), el 50 aniversario de las relaciones diplomáticas entre la Santa Sede y la Unión Europea y el 50 aniversario de la presencia de la Santa Sede como Observador Permanente ante el Consejo de Europa.

En coincidencia con estos aniversarios, estaba programada, del 28 al 30 de octubre, una visita del cardenal Secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin a Bruselas, pero ha sido cancelada debido al empeoramiento de la emergencia sanitaria.

De esta manera, Francisco ha reclamado una Europa "sanamente laica, donde Dios y el César sean distintos, pero no contrapuestos". "Una tierra abierta a la trascendencia, donde el que es creyente sea libre de profesar públicamente la fe y de proponer el propio punto de vista en la sociedad", ha asegurado.

LOS FLUJOS MIGRATORIOS

Asimismo, el pontífice ha pedido que Europa respete la "dignidad de todos" y sea "comunidad solidaria" al enfrentar el "desafío" de los flujos migratorios porque -según ha manifestado- las soluciones "parciales ya han demostrado su insuficiencia".

"No puedo callar ante el recelo respecto a los migrantes. Solo una Europa que sea comunidad solidaria puede hacer frente a este desafío de forma provechosa, mientras que las soluciones mientras que las soluciones parciales ya han demostrado su insuficiencia", ha remachado.

El Papa ha destacado así que la "necesaria acogida" de los inmigrantes no puede limitarse a "simples operaciones de asistencia al que llega", a menudo escapando de conflictos, hambre o desastres naturales, sino que debe consentir su plena integración.

En la misiva, ha analizado los problemas y las amenazas que sobrevuelan Europa sobre la que ha dicho que parece que pierde su "impulso". "No te detengas a mirar tu pasado como un álbum de recuerdos. Con el tiempo, aun las memorias más hermosas se desvanecen y acaban siendo olvidadas", ha advertido el Santo Padre.

Del mismo modo, ha señalado que si bien "muchos se interrogan con desconfianza sobre su futuro, muchos otros la miran con esperanza, convencidos de que todavía tiene algo que ofrecer al mundo y a la humanidad".

A este respecto también ha insistido en que no se trata de recuperar una "hegemonía política" o una "centralidad geográfica", ni tampoco de elaborar "soluciones innovadoras a los problemas económicos y sociales". "La originalidad europea está sobre todo en su concepción del hombre y de la realidad; en su capacidad de iniciativa y en su solidaridad dinámica", ha agregado.

Y ha exclamado: "Europa, vuelve a encontrarte! Vuelve a descubrir tus ideales, que tienen raíces profundas. Sé tú misma! No tengas miedo de tu historia milenaria, que es una ventana abierta al futuro más que al pasado".