+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

SEGÚN 'NATURE ECOLOGY'

La 'salmonella' diezmó a los indígenas de México y Guatemala

Un estudio identifica el patógeno entre las víctimas de una epidemia que asoló la región de 1545 a 1550

 

El señor de la muerte azteca, Mictlantecuhtili - / DAN CHUNG

EL PERIÓDICO
15/01/2018

El arma más efectiva de los conquistadores españoles para someter a las sociedades indígenas americanas no fue ni el caballo, ni el cañón, ni los perros, sino la miríada de bacterias y virus que llevaban consigo y que exterminaron a millones de personas que no estaban inmunizadas frente a ninguno de ellos. Un estudio acaba de identificar al culpable de una de las más desvastadoras de estas epidemias, la 'cocoliztli', que produjo una gran mortandad en México y Guatemala entre los años 1545 y 1550. Se trata de la 'salmonella'.

Un equipo internacional, dirigido por investigadores del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana, en Alemania; la Universidad de Harvard, en Estados Unidos, y el Instituto Nacional de Antropología e Historia de México, ha utilizado ADN antiguo y un nuevo programa de procesamiento de datos para identificar la posible causa de la epidemia de la época colonial en México.

En este estudio, publicado en 'Nature Ecology and Evolution', los científicos utilizaron nuevos métodos en la investigación del ADN antiguo para identificar 'Salmonella enterica Paratyphi C', un patógeno que causa fiebre entérica, en los esqueletos de víctimas de la epidemia 'cocoliztli' entre 1545 y 1550 en México y Guatemala. La evidencia se ha aislado en los cadáveres de las fosas comunes de la ciudad mixteca de Teposcolula-Yucundaa, ubicada en Oaxaca, México, que fue trasladada de lugar tras la epidemia, dejando el cementerio que ahora se ha excavado intacto desde ese momento.

Aunque se registraron muchos relatos de primera mano de estas epidemias, en la mayoría de los casos ha sido difícil, si no imposible, que los investigadores identifiquen definitivamente sus causas basándose únicamente en descripciones históricas de sus síntomas. En algunos casos, por ejemplo, los síntomas causados por la infección de distintas bacterias o virus pueden ser muy similares.