+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

MALOS TRATOS

Tres entidades denuncian la vulneración de los derechos humanos en la frontera con Marruecos

El informe detecta malos tratos y tortura contra la población migrante

 

EL PERIÓDICO
20/04/2017

Un informe realizado por tres entidades y presentado este jueves en Barcelona ha revelado que en la frontera española con Marruecos se vulneran "de manera sistemática" los derechos humanos de las personas migrantes. Este estudio parte de la observación y el testimonio directo de las organizaciones que trabajan tanto en Ceuta y Melilla como en las localidades marroquís de Nador y Tánger.

El documento del Centre per la Defensa dels Drets Humans Irídia, el Institut Internacional per l'Acció Noviolenta (NOVACT) y Fotomovimiento ha constatado que es "sistemática y grave" la violencia que ejercen las fuerzas de seguridad marroquís contra la población, en especial a los procedentes del África negra.

MALOS TRATOS
Los autores del informe afirman que "la práctica de malos tratos y tortura contra la población migrante es habitual en los operativos destinados a evitar que las personas salten la valla". Además, denuncian que el vallado creado por España y Marruecos es un sistema diseñado para lesionar a las personas que cruzan y afirman que existen situaciones de "malas praxis policiales y malos tratos proferidas por agentes de la Guardia Civil contra las personas que están encaramadas".

Los expertos que han participado en este trabajo aseguran que existen indicios de que el año pasado se devolvieron a Marruecos personas en un estado de salud grave. Y resaltan que, presuntamente, España no respeta el principio de no devolver a una persona si su vida o libertad están amenazadas.

Irídia recomienda que el Gobierno español suspenda la cooperación con Marruecos en materia de control migratorio hasta que el país se comprometa a respetar los derechos humanos. Además, denuncia que España realiza devoluciones sin identificar a las personas que saltan la valla sin permitirles pedir asilo.