+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

ACCIDENTE LABORAL

Fallece un trabajador tras una explosión pirotécnica en Valencia

La víctima, vecino de Paterna de 41 años, trabajaba para Ricardo Caballer SA. El operario manipulaba material del área cromática en una pequeña caseta

 

Agentes de la Guardia Civil inspeccionan la zona en la que se produjo la explosión pirotécnica, ayer. - EFE

EFE sociedad@epmediterraneo.com VALÈNCIA
13/03/2018

Un trabajador de 41 años y vecino de Paterna falleció ayer en la explosión de una caseta de la pirotecnia Ricardo Caballer SA (Ricasa) en Olocau, cuando manipulaba material en el área de cromática. En la explosión, cuyas causas se investigan, no se registraron más heridos, según confirmó el Consorcio de bomberos y del Centro de Información y Coordinación de Urgencias (CICU).

Los bomberos y los servicios de urgencia sanitaria recibieron el aviso a las 9.42 horas y una unidad del SAMU confirmó el fallecimiento de una persona.

El fallecido es un operario de la citada empresa que estaba manipulando material en una pequeña caseta de la pirotecnia, de tres por tres metros, en el área de cromática, la aplicación de color al material pirotécnico.

La Guardia Civil ha abierto una investigación para esclarecer las circunstancias de lo ocurrido y los bomberos acudieron al lugar para efectuar labores de prevención, ya que la explosión no causó incendio posterior, y comprobar la seguridad del entorno.

Los Ayuntamientos de Olocau y Paterna decretaron tres y un día de luto, respectivamente, por el fallecimiento del operario.

El alcalde de Olocau, Antonio Ropero (PSPV-PSOE), declaró tres días de luto oficial y convocó un pleno extraordinario ayer por la tarde, al tiempo que aseguró que la empresa donde se ha producido el siniestro «es de las más seguras» del sector pirotécnico.

MASCLETÀ DE FALLAS // En la plaza del Ayuntamiento de València, la mascletà del día estuvo presidida por un gran crespón negro instalado en la verja que envuelve el material pirotécnico y un minuto de silencio comunicado a través de la megafonía, en señal de duelo por el accidente que costó la vida al trabajador.