+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Sucesos

 

acusado de los delitos de hurto y estafa

Roba la tarjeta de su jefe en Peñíscola y se gasta 2.500 euros

Conocedor del PIN, realizó 14 compras con el documento antes de ser detenido

 

La Guardia Civil da con el presunto ladrón siguiendo la pista de compras. - GUARDIA CIVIL

N. B. B.
03/11/2017

Nuevo caso de robo y utilización de tarjeta de crédito entre conocidos en la provincia. Si hace apenas diez días este periódico informaba del arresto de una vecina de Vinaròs, que le había robado el documento a una amiga para pagarse su propia boda, la Guardia Civil ha detenido ahora a un camarero de Peñíscola por sustraer la tarjeta a su jefe y realizar hasta 14 compras por un valor superior a los 2.500 euros.

El último arrestado está acusado de un delito de hurto y otro de estafa por uso fraudulento del plástico. La actuación de la Benemérita se inició con motivo de una denuncia presentada en el cuartel de Peñíscola, en la que el gerente de una empresa de hostelería informaba que le habían quitado su tarjeta, que había sido utilizaba en varios negocios.

Asimismo, el ladrón, conocedor del código PIN del documento, había realizado extracciones de dinero en efectivo en cajeros automáticos de Peñíscola, Benicarló y Vinaròs, gastando un importe total de 2.528 euros.

Inmediatamente, se inició una investigación, que dio como resultado la identificación, localización y detención de un empleado del denunciante. Al parecer, se había apoderado de una tarjeta que pertenecía a la empresa.

UN DELITO AL ALZA

El uso fraudulento de tarjetas es un delito que se ha incrementado en la provincia. En el caso de la vinarocense que se pagó parte de su enlace y el viaje de novios con el documento de una conocida, gastó más de 6.000 euros en 22 cargos diferentes, según informó la Guardia Civil. Los mencionados no son casos aislados. Otra de las detenciones más sonadas de los últimos meses tuvo lugar en Burriana, donde una mujer se apoderó de la tarjeta de crédito que había en el buzón de una vecina. La presunta ladrona, con antecedentes policiales, realizó cuatro compras en establecimientos de Burriana y Castellón por un importe superior a los 1.000 euros.

Tras averiguarse la identidad de la posible autora, de 28 años, se procedió a la detención de la misma. En este caso, fue acusada de robo con fuerza en las cosas, usurpación del estado civil, así como de descubrimiento y revelación de secretos.

Temas relacionados