+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

los abusos comenzaron en el 2007, cuando la víctima tenía 10 años

El violador de una niña que se quitó la vida en Castelló cumplirá 15 años

La menor sufrió agresiones durante seis años por parte del novio de su madre. El Supremo ratifica el fallo de la Audiencia y rechaza el recurso presentado

 

Imagen del procesado, durante el juicio que tuvo lugar en la Audiencia Provincial a principios del 2018. - FERNANDO GIMENO

N. B. B. nbalaguer@mediterraneo.elperiodico.com CASTELLÓN
12/09/2019

El Tribunal Supremo avala la decisión de la Audiencia Provincial de Castellón de condenar a 15 años de prisión al hombre que agredió sexualmente durante seis años a su hijastra menor de edad --la víctima acabó suicidándose--. El procesado recurrió la sentencia del tribunal castellonense, pero sus motivos han sido desestimados en Madrid.

Durante el juicio oral, celebrado en la capital de la Plana a principios del 2018, el hombre negó los cargos de los que se le acusaba en rotundo. «Nunca jamás en la vida he abusado de ella. Siempre la he respetado y no entra dentro de mi cabeza poder hacer algo así», dijo el jubilado a preguntas de la fiscal. El ya condenado acusó a la niña de haberse inventado los hechos y dijo creer que la pequeña «no aprobaba» que él estuviera con su madre. Una agente de la Policía Nacional, que tomó manifestación a la niña en su día, dijo que esta le contó que «temía por su vida y la de su madre porque el procesado tenía armas en su poder». Según ha declarado probado la Justicia, el hombre amenazaba a la víctima con hacerle daño a su madre si revelaba las situaciones de abusos.

El procesado era novio de la madre de la menor desde el 2003 y gracias a esa relación de confianza recogía a la niña y la llevaba a la academia, a su domicilio o a su alquería para jugar.

Desde que la afectada tenía 10 años y hasta que decidió denunciar los hechos, en 2013, el sentenciado le hizo en su propiedad y en numerosas ocasiones tocamientos y abusaba sexualmente de ella, bajo la amenaza de contar a su madre que se portaba mal en el colegio o incluso que mataría a su progenitora.

Como consecuencia de los hechos la menor presentaba trastorno por estrés postraumático crónico con ideación autolítica y, según la sentencia, se suicidó en el 2017. El condenado debe indemnizar a la madre de la niña --su expareja-- con 40.000 euros por el perjuicio psicológico y moral derivado del delito. Además, el tribunal ha impuesto al hombre diez años de libertad vigilada.