+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

para impulsar el turismo

Peñíscola sigue sin amarres 40 años después

La costa provincial tiene pendientes dos puertos deportivos con 1.200 amarres

 

E. AGUILAR
29/04/2013

La primera vez que se habló de construir un puerto deportivo en Peñíscola fue hace 40 años. En cuatro décadas se han hecho varios proyectos (el más serio fue el que se presentó en 2004, que preveía 900 amarres y una inversión de 132 millones de euros), pero la ciudad del Papa Luna sigue sin la infraestructura. Trabas burocráticas primero, problemas medioambientales después y ahora la crisis económica han paralizado el proyecto y lo han hecho sine die. Incluso el propio Ayuntamiento de la localidad, que lleva años defendiendo una iniciativa que lograría impulsar todavía más el turismo, reconoce que la construcción del puerto va para largo. Y eso siendo optimista.

Pero la de Peñíscola (un proyecto que aparece en el Plan de Infraestructuras Estratégicas 2010-2020) no es la única instalación paralizada. Moncofa también tiene pendiente un puerto deportivo desde hace más de 10 años, un proyecto que contempla la construcción de 400 amarres (inicialmente eran 700) y que está pendiente de la autorización por parte de la Conselleria.

Los proyectos de Peñíscola y Moncofa están paralizados desde hace años pero en ambos municipios no se resisten a dar por perdida la iniciativa. Alcaldes y concejales siguen manteniendo reuniones periódicas tanto con la Dirección General de Costas como con la Conselleria con el fin de desbloquear unos proyectos que en ambas localidades se perciben como “vitales” para el desarrrollo turístico del futuro.

LLENAR LOS VACÍOS// Donde no están tan convencidos de la idoneidad de dotar a la costa provincial de más puertos deportivos es en la Agrupación de Puertos Deportivos de la Comunitat, que defienden que antes de construir infraestructuras nuevas hay que llenar las ya existentes. “En estos momentos se estima que en la Comunitat Valenciana hay 6.000 amarres vacíos. Es de sentido común que antes de construir más amarres habrá que llenar los ya existentes”, explica su presidente, Gabriel Martínez.

Martínez cree que, a medio plazo, el futuro del sector pasa por atraer clientes para ocupar todos los amarres y, una vez conseguido, dotar a la Comunitat de más infraestructuras deportivas. H