+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Vila-real

 

Celebraciones en honor a la Virgen de Gracia

Vila-real cancela sus fiestas de septiembre por el coronavirus

Pretenden mantener el traslado de la patrona y prolongar el festival 'Vila-real renaix'

 

Reunión de la Junta de Fiestas de Vila-real - Mediterráneo

R. D.
22/07/2020

El Consejo Rector de Fiestas, en el que están representados todos los grupos municipales del Ayuntamiento de Vila-real y la Junta de Fiestas, se ha reunido este miércoles de manera telemática y presidido de forma extraordinaria por el alcalde de la ciudad, José Benlloch, para acordar la suspensión de las fiestas patronales en honor a la Virgen de Gracia que este año debían celebrarse del 4 al 13 de septiembre. Atendiendo a la situación de la crisis sanitaria actual y por acuerdo unánime de todos los miembros del Consejo Rector de Fiestas, se ha decidido suspender dichas celebraciones al entender que "en estos momentos debemos seguir optando por la prudencia y para evitar un efecto llamada, teniendo en cuenta que el resto de poblaciones han optado por anular también sus festejos", tal y como ha señalado el  primer edil.

Benlloch ha presidido desde este martes tres reuniones –Junta de Portavoces, Junta de Fiestas y Consejo Rector- en las que "hemos escuchado las reflexiones de grupos políticos y representantes del ámbito festivo y finalmente todos hemos estado de acuerdo en que, en la situación actual de rebrotes y ante la imposibilidad de garantizar el cumplimiento de las medidas de prevención en algunas de nuestras tradiciones festivas como son los actos gastronómicos en la calle o las reuniones y actos en las peñas, y teniendo en cuenta que el curso escolar comenzará el 7 de septiembre, la decisión más adecuada en este momento es la de suspender oficialmente las fiestas". El alcalde ha remarcado además que la anulación de los festejos busca sobre todo "evitar un efecto llamada que provoque la concentración de gente, ya que la mayoría de poblaciones de la comarca y la provincia ha anulado sus celebraciones".

El alcalde ha agradecido "la responsabilidad y la prudencia de todos los grupos municipales, de la Junta de Fiestas y la Comisión de Peñas, que han entendido las circunstancias y entre todos hemos reflexionado y hemos visto que, como dice el refranero popular, más vale prevenir que curar, y evita la ocasión, y evitarás el peligro".

Con todo, los miembros del Consejo Rector también han estado de acuerdo en que las fiestas "son importantes para la ciudad desde el punto de vista económico y social, y también como una forma de poner en valor nuestra identidad y nuestras tradiciones". Por ello, se ha decidido que, en el marco del Pacto local por el renacimiento de Vila-real, "plantearemos la posibilidad de prolongar el festival Vila-real Renaix hasta final de año, con actividades durante los fines de semana que dinamicen la ciudad, generen economía y ayuden a las empresas locales de sectores vinculados al ámbito festivo", según apunta el concejal de Fiestas, Diego A. Vila. La intención es programar durante los fines de semana actos como actuaciones musicales de pequeño formato, actos taurinos en plaza portátil, la feria de atracciones o actuaciones en el auditorio, pero de manera escalonada durante la recta final de año. En este sentido, también se intentará celebrar antes de diciembre actos institucionales vinculados a las fiestas que este año no se han podido realizar como el homenaje a los matrimonios que celebran las bodas de oro o la recepción a las reinas y damas de hace 50 y 25 años.

Por otro lado, el alcalde ha explicado además que la intención es que durante los días en los que se deberían haber celebrado las fiestas, como es tradición desde 1757, la imagen de la patrona, la Virgen de Gracia, se bajará desde su ermita hasta la iglesia Arciprestal para realizar la novena y la misa en su honor. El traslado de la imagen se realizará de la manera en que permita la situación sanitaria en ese momento y siempre en consenso con los portadores y los representantes de la Iglesia.

Benlloch no se arrepiente de "haber trabajado estas últimas semanas para intentar mantener las fiestas; no las descartaba porque consideraba importante que la Generalitat Valenciana  clarificara la normativa sanitaria en relación a la realización de actos religiosos al aire libre, procesiones, espectáculos taurinos, culturales,… y todo esto ha quedado recogido finalmente en la resolución de la Conselleria de Sanidad publicada este pasado sábado". "Pero, a pesar de que con la normativa actual, muchos actos tradicionales de nuestro programa se podrían realizar, tras el debate y la reflexión  estos días hemos visto que celebrar las fiestas podría ser una llamada a las aglomeraciones", concluye.