+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

REPORTAJE un largo lapso

Vila-real recupera sus ‘fusters’

El colectivo reclama al hijo de un antiguo miembro la talla del siglo XVIII que presidía las procesiones. Se constituye Gremi de Fusters Sant Josep, que honrará a su patrón tras 48 años sin celebración

 

Traver (segundo por la izquierda) dirige el taller de artesanía en madera del que ha surgido el gremio. - DAVID BAUSÁ

RAQUEL GÓMEZ
10/03/2013

El Gremi de Fusters Sant Josep de Vila-real volverá a honrar a su patrón tras 48 años desde la última vez en que se celebrase una fiesta en su honor por parte de los carpinteros locales. Así lo ha confirmado a Mediterráneo el fundador y director de la Escuela de Artesanía, Pepe Traver, quien afirma que “el próximo día 19, festividad del santo, nuestro gremio le volverá a rendir homenaje como se merece con una misa en la basílica de Sant Pasqual”.

Traver recuerda que la ciudad contaba con un gremio que aglutinaba a todos los profesionales del sector, quienes celebraban todos los años una fiesta que no se repitió a partir de 1965. Y ha sido ahora cuando, fruto del consenso entre unos 40 carpinteros en activo y jubilados, y con el apoyo de las administraciones públicas, el ente ha vuelto a reagruparse alrededor de la Escuela de Artesanía, donde gente de todos los perfiles y edades acude a aprender a trabajar la madera de la mano de Traver.

En el taller, ubicado en un local de Caixa Rural Vila-real en la calle Furs de València, se hallan numerosos trabajos realizados por los alumnos, entre los que, como no podía ser de otra manera, destacan los motivos históricos locales. El campanario de la iglesia Arciprestal, los porches, la ermita o la antigua basílica de Sant Pasqual antes de la guerra, son algunos de las obras que se pueden contemplar en plena ejecución.

LA IMAGEN // Un oficio al que le falta su principal icono, la talla de Sant Josep -del siglo XVIII- que antiguamente se veneraba y se sacaba en procesión. Según indica Traver, “un clavario se quedaba con la imagen cada año antes de salir el día grande pero, en 1965, finalmente, no se hizo la fiesta en honor al santo y el carpintero al que le correspondía la talla se la llevó a su casa igualmente y no la devolvió. Ahora es su hijo quien debe retornarla, ya que contamos con 65 firmas que testimonian que la escultura es del antiguo Gremi de Fusters y, por lo tanto, no es de su propiedad”. H