Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Basilio Trilles

BABOR Y ESTRIBOR

Basilio Trilles

Manolo Colonques

Va para cuarenta años que conozco a Manolo Colonques y sigue igual. Sigue igual en principios, el tesoro más preciado del ser humano que él atribuye al legado de sus padres, quienes siempre le inculcaron el camino del trabajo, el esfuerzo y la humildad. Junto con su hermano mellizo Héctor, el azar quiso que a principios de los años setenta del siglo pasado Pepe Soriano entrara en sus vidas. Entonces, lo que iba ser el relevo generacional del negocio familiar, fundamentado en los cítricos, dio paso a la fascinante aventura de Porcelanosa. Manolo es digno de reconocimiento por muchos aspectos, siendo durante décadas el rostro conocido internacionalmente de Porcelanosa, junto a celebridades y personajes famosos que han reforzado la imagen de la firma. Él y su fiel escudero José Pascual Pesudo, otro buen tipo, han recorrido varias veces el globo terráqueo hasta consolidar el prestigio de una marca que va más allá del sector azulejero. Si el talento y los resultados empresariales resultan un gran valor, yo me quedo con la parte de verdad, que es la humana. No todo el mundo da la talla cuando llega a la cumbre, es necesario estar hecho de una pasta especial. Ahí es donde Manolo destaca y nunca defrauda. Tan discreto como generoso.

Muy merecido el galardón a la Trayectoria Empresarial concedido a Manolo Colonques por este periódico, con ocasión de la gala anual Empresa del Año. En el acto, el alcalde de Vila-real, Pepe Benlloch, definió perfectamente la figura de quien ha sido y sigue siendo alma de Porcelanosa, referente de la ciudad que lo vio nacer. Además del mejor embajador de la provincia de Castellón, la Comunidad Valenciana y la marca España. Enhorabuena, Manolo.

Periodista y escritor

Compartir el artículo

stats