Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Casimiro López Llorente

CARTA DEL OBISPO

Casimiro López Llorente

Todos los Santos

La Solemnidad de Todos los Santos suscita en los fieles cristianos un clima de alegría y de gratitud. En este día, la Iglesia nos invita a entonar un canto de acción de gracias a Dios por todos los santos, a venerarlos y a compartir su gozo celestial.

Los santos no son un pequeño grupo de elegidos, sino «una muchedumbre inmensa, que nadie podría contar, de toda nación, raza, pueblo y lengua» (Ap 7, 9). Esa multitud la forman no solo los santos reconocidos de forma oficial; la mayoría de ellos son personas desconocidas que resplandecen como astros llenos de gloria en el firmamento de Dios. Son los santos del Antiguo Testamento, desde el justo Abel y el fiel patriarca Abraham, los del Nuevo Testamento, los numerosos mártires del inicio del cristianismo y los beatos y santos de los siglos sucesivos, hasta los mártires de nuestro tiempo. A todos los une haber encarnado en su vida terrenal las bienaventuranzas, bajo la acción y el impulso del Espíritu Santo.

San Bernardo se pregunta en una homilía de qué sirve nuestra alabanza a los santos. «Nuestros santos no necesitan nuestros honores y no ganan nada con nuestro culto. Por mi parte, confieso que, cuando pienso en los santos, siento arder en mí grandes deseos». Este es el significado de este día: que su recuerdo y la contemplación de su ejemplo, susciten en nosotros el gran deseo de ser, como ellos, felices por vivir para siempre junto a Dios, participando de su amor, de su luz y de su gloria, formando parte de la gran familia de los amigos de Dios. Todos estamos llamados por Dios a la santidad, a la perfección del amor.

Al celebrar a los santos, recordamos también a nuestros difuntos y oramos por todas las almas que están en camino hacia la plenitud de la vida. A la luz de Cristo y de su misterio pascual, podemos decir, esperar y confiar que ni siquiera la muerte puede hacer vana la esperanza y la oración del creyente. No podemos dejar de confiar en Dios. Oremos por los difuntos.

*Obispo de Segorbe-Castellón

Compartir el artículo

stats