Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cristina Fernández

LA CLAVE POLÍTICA

Cristina Fernández

El corredor de la muerte

Recientemente, más de 1.000 empresarios de toda España se reunieron en Madrid para denunciar el enésimo retraso que acumula la construcción del Corredor Mediterráneo. Un trazado ferroviario de ancho europeo que conectará Algeciras con la frontera francesa y que concentra la mitad de la población y nada menos que el 50% de la capacidad exportadora. Es decir, una infraestructura capital para nuestra provincia desde el sector azulejero a nuestros agricultores.

La historia del Corredor Mediterráneo es la historia del fracaso de todos los políticos con responsabilidad de gobierno en nuestro país. Porque entre todos lo han parado... y él solito se murió. Hace diez años que se anunció su puesta en marcha, una década perdida en la que España y la Comunitat Valenciana se hubiesen transformado para siempre, por no mencionar el beneficio medioambiental al reducir las emisiones a la atmósfera. Pero no se hizo, no se ha hecho y está por ver si se hará. Porque en dicho encuentro se proyectó un video sonrojante con las promesas de los sucesivos gobiernos de PP y PSOE que, la verdad, no invitan al optimismo.

Lo que no es opinable es que las obras deberían haberse iniciado hace 25 años. Una vergüenza. Y que durante el encuentro la ministra de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, dijo que estarían «para 2025 o 2026». Otra vergüenza porque no llueve sobre mojado... diluvia. Por mucho que le moleste al presidente Puig, Castellón ha sido la hermana pobre de la Comunitat Valenciana y lo sigue siendo. Cambian las siglas en el Consell y el nombre de los Muy Honorables pero, como cantaba Julio Iglesias, la vida sigue igual.

'Perdiendo el tren'

Como acertadamente decía el lema del cónclave empresarial madrileño, España está perdiendo el tren. Y hay trenes que solamente pasan una vez. En Castellón lo sabemos perfectamente y hemos hecho de esa eterna carencia de infraestructuras casi una seña de identidad. Aeropuerto, Puerto de Castellón, AP-7 gratuita, desdoblamiento 340, cercanías de Renfe, la hemeroteca es amplia en ejemplos de todos los colores. ¿Y por qué? Pues para empezar porque lo de vertebrar el territorio es un eslogan que queda muy bien, pero que se practica muy poco. Teruel ya sabemos que existe, pero que exista Castellón para el Palau de la Generalitat está por ver.

¿Y dónde se demuestra la importancia de un territorio o provincia para un gobierno? En los presupuestos. Esos mismos en los que Castellón ha vuelto a ser la provincia menos afortunada, subiendo las transferencias directas para inversiones un 10%, por el 39% de Alicante y 50% de Valencia. Seguimos en el vagón de cola de la historia valenciana, en un tren que descarrila siempre cuando se anuncia una estación llamada Castellón. ¡Viajeros al tren!

Portavoz de Ciudadanos en la Diputación de Castellón y teniente alcaldesa de Benicàssim

Compartir el artículo

stats