Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

David Donate

FIRMA INVITADA

David Donate

Fabrismo y ayusismo low cost

El PP de Castelló está de campaña. En realidad, lleva inmerso en ella desde el inicio de la legislatura. Un PP que ha recuperado el fabrismo, que no tiene ni ideas ni proyecto para la ciudad y que no duda en importar y plagiar el ayusismo en su particular estrategia de crispación. Pronto veremos alguna cacerolada de las que le gustan a la señora Carrasco, donde se alcen pancartas exigiendo libertad para decidir los lumens de nuestras farolas. Al tiempo.

Si para crispar es necesario vincular luminarias a criminalidad, se vincula. Saben que el miedo puede ser un gran arma. Sin escrúpulos.

Y si es necesario, crean una atmósfera artificial de miedo en torno a algo tan subjetivo como la percepción de inseguridad. Repiten en cada discurso que se ha incrementado en un 30% la criminalidad. Sin rubor. A sabiendas de que la estadística que emplean compara los tres primeros trimestres de 2021 con los de 2020. Es decir, una comparación con meses con calles vacías por el confinamiento. Pero qué más da.

No contarán que la estadística es prácticamente la misma que en prepandemia. Como tampoco dirán que los datos actuales representan un 53% menos que en 2013, año de gobierno azulón y mismo año en el que prescindían de agentes amortizando plazas. Nada de esto les importa. ¿Cuánta luz faltaba en 2013 en la ciudad para arrojar esos terribles datos?

Da igual que sea con la criminalidad, con la avenida Lidón, con las cámaras del centro o con las luminarias. Da igual el proyecto, dan igual los datos, da igual el beneficio para la ciudad, da igual lo que diga la ley, da igual que el PP esté haciendo el mismo tipo de proyectos en ciudades donde gobierna. Lo único que busca la señora Carrasco es crispar y dividir, dejando de lado la herramienta más potente en política: la verdad.

Concejal Seguridad Pública y Emergencias en Castelló

Compartir el artículo

stats