Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jose Martí

A FONDO

José Martí

Pitágoras y el presupuesto de la Diputación

Hemos aprobado las cuentas para el 2022, que siguen siendo expansivas para ayudar a los pueblos

Los presocráticos son conocidos como los primeros filósofos. Los primeros en dar explicaciones fundamentadas en la razón, en el logos. Unas explicaciones sobre la fisis, la naturaleza, que intentaban alejarse de las interpretaciones arbitrarias basadas en la personificación y divinización de las fuerzas naturales propias del pensamiento mítico. Buscaban un principio (arje) que diera razón del universo y de la esencia de les cosas que veían a su alrededor. Tales de Mileto decía que era el agua, Anaximandro que el aire, Anáximes que el «apeiron», un principio indeterminado, etc, etc. Entre ellos, uno de los más conocidos y después del transcurrir de los siglos, uno de los más acertados, fue Pitágoras. Nació en Samos, allá por el 532 antes de Cristo. Su figura se pierde entre la leyenda y la realidad, parece que fundó una comunidad político-religiosa, que le comportó, ya entonces, más de un problema. Sus ideas y las de sus seguidores, los pitagóricos, tendrán una gran transcendencia a lo largo de los tiempos. Todos hemos estudiado, por ejemplo, su famoso teorema. Dos de los conceptos esenciales de su filosofía son «la armonía » y «el número”. Conceptos entrañablemente unidos, que ya recoge Aristóteles en su Metafísica: los pitagóricos suponían: “que los elementos de los números eran la esencia de todas las cosas y que los cielos eran armonía y número”. Al parecer todo comenzó con la observación pitagórica de la relación existente entre la altura de los sonidos y la longitud de las cuerdas de la lira y ello les hizo pensar en la posibilidad de una armonía que nace de la proporción y la cantidad presente en los números y que se aplicaría a todas las esferas de la realidad.

La relación entre proporciones y cantidades

Indefectiblemente, una esfera de la realidad para toda administración pública son los presupuestos y de ellos forman parte esencial la relación entre proporciones y cantidades que suponen los números que los constituyen. En la Diputación de Castellón, un año más, hemos hecho los números, hemos hecho los deberes y ayer, martes 21 de diciembre, aprobamos el presupuesto para el 2022. Como el del año pasado continúa siendo un presupuesto expansivo e histórico para ayudar a los pueblos, incentivar la economía provincial y ante la crisis económico-social que estamos atravesando, procurar que nadie se quede atrás. Serán casi 178 millones. 9,5 millones más que el presupuesto del 2021, lo que representa un incremento del 5,66 %. Respecto las cuentas del 2019 suponen un aumento de 34,6 millones, un 24% más.

Hay números, hay cantidades, vamos a conseguir que haya armonía. Pitágoras en su cosmología pensaba que una disposición armónica está presente en los cuerpos celestes. Todos ellos están distanciados de un fuego central según unos intervalos y en sus movimientos producen una música, que es la famosa música de las esferas. De ahí la conocida expresión “me suena a música celestial”. Pero no crean, no aspiro a que nuestros presupuestos sean música celestial, si acaso, música terrenal, y para ello, y en búsqueda de esa armonía, hemos trabajado para que no tuvieran ningún voto en contra. Agradezco a los grupos de la oposición su abstención. No corren, desgraciadamente, tiempos muy armónicos en las relaciones entre los partidos políticos. En ese contexto es aún más de agradecer esa buena disposición del Partido Popular y de Ciudadanos que hizo posible que sus propuestas pudieran tener acomodo en el presupuesto preparado por el equipo de gobierno del Partido Socialista y Compromís.

Ideas centrales

Cuatro ideas centrales los constituyen: 1) Los presupuestos más altos de la historia. 2) La Diputación como motor e impulso de las comarcas. 3) Ampliación, más que nunca, de las transferencias a los municipios. 4) Consolidación de las políticas de la reactivación de la economía. Y estas ideas centrales se materializan en cuatro ejes fundamentales. Más sostenibilidad: 25 millones de euros. Mas Ciudadanía: 60 millones de euros. Más crecimiento: 18 millones de euros. Y más sostenibilidad: 16 millones de euros. ¡Vamos a ver cómo los desarrollamos en el incierto 2022!

Presidente de la Diputación de Castellón

Compartir el artículo

stats