Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Carlos Hidalgo

LA RUEDA

Carlos Hidalgo

Buenos hábitos

El inicio de año suele ser un momento idóneo para repasar nuestros hábitos e intentar comenzar con buenos y firmes propósitos. Diferentes investigaciones indican que solo el 10 % de las personas consiguen materializar sus sueños, sin dejar que estos se queden en un simple deseo verbalizado. Porque todos los años sucede lo mismo: se comienza con una firme convicción, pero en cuanto transcurren unas semanas, la fuerza de voluntad declina y se vuelve a caer en antiguos vicios y costumbres.

Además, esta frustración conlleva un coste a nivel de conciencia, por lo que se suele culpar del fracaso a los demás o a las circunstancias, y nunca a la falta de disciplina, constancia y tesón.

Un estudio universitario ha concluido que las tres razones fundamentales que se encuentran detrás del abandono de los nuevos propósitos son: un exceso de optimismo, la falta de fuerza de voluntad y el planteamiento de objetivos poco realistas. Siendo que más del 60% de las actividades que realizamos a diario son hábitos cotidianos, es conveniente adoptar buenas costumbres en la rutina diaria. Un hábito es cualquier conducta aprendida que, mediante su repetición, se termina realizando de forma habitual y automática, sin apenas pensar en ello.

Este es un elemento básico del aprendizaje humano que se crea porque el cerebro siempre busca ahorrar esfuerzo. Al parecer, el tiempo para lograr un automatismo es de 66 días, y no 21 como se creía. Y es que, para mejorar nuestra calidad de vida, no es necesario realizar unos cambios muy drásticos en nuestras rutinas, solo con un poco de constancia se pueden instaurar nuevos hábitos saludables.

En realidad, se puede conseguir la mayoría de cosas que uno se proponga, siempre que sean metas realistas y que se crea en la posibilidad de conseguirlas. Todo depende de nuestra motivación e impulso, pues como dijo Rabindranath Tagore: «No puedes cruzar el mar simplemente mirando el agua».

Psicólogo clínico

(www.carloshidalgo.es)

Compartir el artículo

stats