Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pepe Beltrán

LAS CUARENTA

Pepe Beltrán

Más estrategia

Salvado el obligado paréntesis del mal considerado derbi de Vila-real, recupero el hilo que ha guiado esta sección desde el mes de noviembre, primero con el inmoral retraso de la convocatoria de la junta general de accionistas y, luego, con un orden del día que, lejos de trasladar confianza en la gestión, alarma sobremanera incluso a los más acérrimos incondicionales de la exculpatoria retórica del consejo, lo que me invita al adverbio para reforzar el titular de tan maquiavélica asamblea. 

Porque ya puede uno consultar a cuantos economistas quiera, que todos coinciden en la definición sobre la anulación de la ampliación de capital que nos plantean y que --nunca está de más recordar-- fue aprobada por este consejo de administración el año pasado, sin duda convencidos en su vanidad de la ridícula teoría de que los empresarios con adn local y las administraciones públicas iban a regalarles su dinero como muestra de agradecimiento por el ascenso. Unos y otros recelan del oscurantismo y el victimismo de Vicente Montesinos, así como de los cantos de sirena de Jordi Bruixola, en tanto que se trata de un proyecto de autor, que en nada se llevará lejos de aquí, y ancha es Castilla.

Imagende una rueda de prensa de Vicente Montesinos. MEDITERRÁNEO

Cesión de Castalia

Como aquella inversión nunca llegó, y como ni el presidente ni ninguno de sus aduladores en nómina quieren poner un euro, ahora tienen que enmendarse a sí mismos, con el risible y peligroso ardid de valorar la cesión de Castalia por cuatro años en 6,1 millones de euros e incluirlo como patrimonio neto para justificar que ya no existe necesidad de tesorería alguna. No sería de extrañar que la siguiente bola fuera incluir en ese escabroso asiento la estimación de un traspaso multimillonario o el vaticinio sobre un premio de lotería o similar a cobrar. 

Y menos mal que no nos han endosado una valoración mayor de Castalia para hacernos creer que somos ricos. Eso sí, los más ricos del cementerio. Porque solo es humo. El humo del incendio de una mala gestión que merecería un reparo del auditor y hasta la impugnación de la junta si todos no viviéramos tan adocenados y solo pendientes de la guinda de un marcador positivo.

Artificio contable o ingeniería financiera son los eufemismos detrás de los que se esconde esta burda trampa legal, que no supone liquidez alguna. Todo lo contrario, con la deuda acumulada, los pagos pendientes del concurso de acreedores y la escandalosa previsión de un nuevo déficit de más de un millón de euros este ejercicio --que ya merecería reprobaciones y ejemplares medidas en cualquier empresa--, se reaviva con insondable fuerza la amenaza de quiebra técnica del CD Castellón, ergo la desaparición.

Mas el tacticismo no acaba ahí. Después de años reclamando que el consejo actual se adhiriera a la demanda judicial de los accionistas minoritarios de Sentimiento Albinegro contra David Cruz por administración desleal --tampoco lo hicieron contra Osuna y su banda, si no que fue el propio Cruz quien la suscribió--, ahora se anuncia a toda prisa, a bombo y platillo, que Capital Albinegre se suma a la causa contra el expresidente. En principio, esa titularidad parecía un matiz sin importancia, pero la realidad resulta penosamente esclarecedora.

La petición viene acompañada de una auditoría sobre la situación real de la SAD en el momento de la última transmisión de acciones, en el verano de 2016, que revela un desfase en torno a los 950.000 euros respecto de lo reconocido por Cruz en aquel contrato de venta. Capital Albinegre no se persona reclamando justicia para el Castellón, si no para que le descuenten esa cantidad del compromiso de pago que tiene pendiente con su vendedor, probablemente antes de que éste le denuncie por incumplimiento y sin contemplar, ninguna de las dos partes, que trapichearon con unas acciones que el juez ha sentenciado que no eran suyas.

Si no hay dinero para la ampliación, ni para pagar las acciones, difícil creer en nada, ni tan solo en las bondades del Centenario. No es que el club esté en venta, es que se eluden pagos y parece que el único objetivo sea ya hacer caja antes de huir en desbandada. Por supuesto, después de los fastos, porque hay demasiados intereses pendientes. 

Compartir el artículo

stats