Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Artemi Rallo

EL TURNO

Artemi Rallo

La alternancia en el liderazgo político

Sirvan las siguientes líneas para exponer sucintamente una propuesta política dirigida a garantizar efectivamente la igualdad de género: la preceptiva y constitucionalizada alternancia periódica de líderes políticos de sexo distinto.

Más tarde que pronto, pero de forma inevitable, el género humano dará paso a una sociedad en la que el varón dejará de beneficiarse de los indolentes privilegios que la historia le ha proporcionado única y exclusivamente por razón de su pertenencia a un sexo que solo es producto del caprichoso azar. Privilegios heredados, sin título legítimo alguno, llamados a ser irremediablemente revocados.

El rostro de las mujeres se extiende vigorosamente por Parlamentos y Gobiernos generando una apariencia de igualitarismo que tampoco puede ni debe llevarnos a engaño: no deja de ser un espejismo. El equilibrio entre sexos en un Consejo de Ministras/os, las cuotas partidistas o las listas cremalleras no debe impedirnos proclamar lo evidente: hoy el poder no tiene aún rostro de mujer.

El poder continúa sin tener rostro de mujer y no lo tendrá hasta que se produzca el salto definitivo de las mujeres a los cargos públicos preeminentes que la sociedad identifica como referencias del poder real. En España nunca ha existido una presidenta de Gobierno, ni siquiera una candidata a la presidencia, entre aquellos partidos con opciones verdaderas de acceder al gobierno.

La preceptiva alternancia de sexos en las candidaturas de los partidos a la presidencia del Gobierno por periodos razonables de ochos años debería traducirse en regla de oro en la vida interna de los partidos políticos. Considero que esta propuesta se irá abriendo camino de forma inexorable cuando se constate definitivamente la irreductible resistencia latente entre el patriarcado a renunciar a uno los más relevantes privilegios que la historia le ha proporcionado: la personificación del poder en su expresión máxima.

Senador del PSPV-PSOE

Compartir el artículo

stats