Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Begoña Carrasco

FIRMA INVITADA

Begoña Carrasco

Vecinos en pie

Andan muy calientes los ánimos por la ciudad de Castellón. Más de 300 vecinos se concentraron este pasado jueves en la plaza María Agustina para exigir al equipo de gobierno municipal que desista de las obras de reforma y peatonalización de la avenida Lidón. Y por si no fuera poco, crece la preocupación entre los residentes, comercios y hosteleros del centro, ante el anuncio de más obras de reforma y peatonalización, en este caso de la plaza la Paz, en el corazón de la capital, que van a poner patas arriba el céntrico enclave y que van a estrangular todavía más la accesiblidad de los castellonenses y visitantes, porque eliminarán otro carril para vehículos.

Las dos actuaciones del gobierno de Amparo Marco tienen muchos puntos en común. Son inversiones millonarias --suman 4,2 millones de euros-- que nadie ha pedido, y que todos los afectados coinciden en calificar como innecesarias, especialmente en este momento de crisis económica, cuando tan mal lo ha pasado el sector servicios. No necesitan molestias y dificultades añadidas.

Pero hay más coincidencias. En ningún caso se ha informado de las mismas a los castellonenses directamente afectados, y mucho menos se les ha ofrecido aportar su punto de vista en un asunto que tanto les incumbe. Ni reuniones, ni foros, ni presentaciones. Nada de nada. Solo titulares y el ordeno y mando que ya es marca de la casa del tripartito del PSOE, Compromís y Podemos en el Ayuntamiento de Castellón.

Llevamos meses escuchando a los vecinos, a los comerciantes, a los hosteleros, a los autónomos, a las pymes… Y en todos también hay un punto en común: todos se sienten abandonados por un gobierno que no escucha y que no atiende a sus deseos. Y que mucho menos les facilita la vida. Todo lo contrario.

Portavoz del PP en el Ayuntamiento de Castellón

Compartir el artículo

stats