Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Carlos Hidalgo

LA RUEDA

Carlos Hidalgo

‘Centennials’

Boomer, X, Millennial, Centennial, son diferentes términos para etiquetar a los nacidos en un lapso de tiempo concreto (una generación) y a los que se atribuyen ciertas creencias y conductas compartidas. Obviamente, esto es una acepción general, que no identifica a un individuo en concreto, pero que sí que sirve como guía sobre las creencias y valores que han influido en su personalidad.

La llamada Generación Boomer, caracterizada por la confianza en sí mismos y en sus habilidades, se produjo entre 1950 y 1964, cuando la bonanza económica permitió un aumento de la natalidad. Más tarde vino la Generación X, nacidos entre 1965 y 1980, destacando por su capacidad de equilibrar el trabajo y el solaz. La herencia la ostentó la Generación Y o Millennials, nacidos entre 1981 y 1996, primera en pasar gran parte de su juventud en Internet. Se les considera versátiles y con gran capacidad de adaptación. Por último, la Generación Y o Centennials, nacidos entre 1997 y 2012, son nativos digitales por excelencia. No conocen un mundo sin pantallas, ni redes sociales, siendo activistas, inclusivos y con conciencia ambiental. El declive de las generaciones posteriores siempre ha sido algo a lo que los mayores han recurrido para menospreciar a los jóvenes.

Pero investigaciones recientes confirman que la realidad es que hay una tendencia general a zaherir a la juventud, debido a que se produce un sesgo de memoria por la cual uno proyecta (erróneamente) cualidades que tiene hoy en día, en su juventud pasada. Como si lo maduro y responsable que se es en la actualidad, fueran virtudes que se tenían cuando uno era joven. Y eso es una injusticia, pues se parte de la superioridad que otorga la experiencia de haber vivido más años. Quizás sería más justo pensar que simplemente los valores cambian, así como también cambia la manera de expresarlos. Los jóvenes necesitan modelos, no críticos, que les inspiren hacer mejor las cosas.

*Psicólogo clínico

(www.carloshidalgo.es)

Compartir el artículo

stats