Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pablo Sebastiá

PUNTO DE VISTA

Pablo Sebastiá

¿No hemos aprendido?

Unas 50 personas, solo en España, se han contagiado con el virus la viruela del mono hasta el instante en que escribo este artículo. Cuando ustedes lo lean, serán bastantes más.

Los medios de comunicación han indicado que los contagios se han producido, mayoritariamente, en dos fiestas regadas con alcohol y trufadas de drogas. En cuestión de días saldrán a la luz otros casos que nada tendrán que ver con estos dos focos. Tiempo por venir, futuro.

Dicho esto, me pregunto: ¿Es que no hemos aprendido nada? El virus de la inmunodeficiencia adquirida (VIH) se extendió como la pólvora en los años ochenta, causando dramas sin parangón por todo el mundo. Entonces los expertos nos advirtieron sobre la necesidad de tomar precauciones higiénicas, de utilizar un preservativo al mantener relaciones sexuales, de no compartir jeringuillas, etc. Hasta la siempre conservadora TVE realizó campañas de concienciación, recuerden el póntelo pónselo. Se volvió imperativo ser prudentes, profilácticos y cautos al intimar con otras personas. ¡Joder! Han pasado cuatro décadas y parece que no hayamos aprendido nada.

La viruela del mono no es una ETS al uso, es peor, es más voraz, se contagia por el mero contacto epidérmico. Para colmo, estas últimas semanas hemos visto a la Generalitat publicar unas recomendaciones para la práctica segura del chemsex, esto es, para participar en orgías con drogas. ¿Es que nos hemos vuelto locos? ¿Práctica segura del chemsex? ¿Qué será lo próximo, un guía dando consejos para participar en una ruleta rusa segura? ¿Un balconing seguro? ¿Una conducción kamikaze segura? ¿Cómo va a ser seguro participar en una orgía si vas drogado o borracho hasta decir basta? Alucino.

¿A quién tenemos en las instituciones?

Escritor

Compartir el artículo

stats