Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Marta Barrachina

Más piedra en el futuro del azulejo

En el PP estamos al lado de la industria cerámica, el principal motor de la economía de la provincia

En el PP estamos al lado de la industria cerámica, el principal motor de la economía de nuestra provincia y un referente de calidad y responsabilidad social a nivel mundial. El sector de la cerámica, tanto al de las baldosas cerámicas como al de los esmaltes; y sin olvidar al de la maquinaria y tecnología; necesita ayuda para superar este complicado momento económico y no más piedras en el camino.

Del futuro de la industria cerámica depende, en gran medida, el bienestar de nuestra provincia. Se trata de un claro generador de riqueza y de empleo, pero para seguir evolucionando y creciendo, necesita un marco legal que le permita ser competitivos en los mercados de todo el mundo y hacer frente a una competencia --desleal--, como es la asiática o la de los países africanos, que no tienen costes medioambientales y cuya mano de obra casi no tiene derechos sociales…

Por eso, me resulta incompresible --a mí y a casi todos-- que ahora, en plena crisis energética, cuando hay fábricas que ponen los hornos en marcha solo cuando el precio del gas lo permite; que el Gobierno de Pedro Sánchez se atreva a imponer más trabas a la industria cerámica al mantener su objetivo de aprobar el Fondo Nacional para la Sostenibilidad del Sistema Eléctrico (FNSEE). Este mecanismo es una medida que pretende rebajar la factura eléctrica subiendo el precio de otros combustibles como el gas, que es crucial para la fabricación de azulejos y esmaltes cerámicos y para el mantenimiento de los muchos miles de empleos que mantiene.

Ningún país europeo penaliza de esa forma a su tejido industrial. ¿Qué clase de solución es una medida que para intentar ayudar a unos supone la puntilla para un sector que es crucial para el PIB de la provincia de Castellón y del conjunto de la Comunidad Valenciana?

Inasumible

El Gobierno del PSOE ha dado marcha atrás pero solo por el momento, ya que solo ha retrasado a septiembre su intención de aprobar esta medida a pesar de que los fabricantes de azulejos y de esmaltes cerámicos de la provincia de Castellón ya han alertado de que el sobrecoste que generará el citado Fondo es inasumible. De hecho, solo en el azulejo puede llegar a los 210 millones de euros… En el contexto actual, en el que las empresas del sector están gravemente afectadas por el alza de los costes de la energía, CO2, materias primas, transporte, y sufriendo ya una merma en su competitividad internacional, la aplicación del Fondo Nacional de Sostenibilidad del Sistema Eléctrico por parte del Gobierno socialista será una dificultad más que podría dejar fuera del mercado internacional a un gran número de empresas.

Desde el Partido Popular no entendemos que el PSOE rescate este Fondo justo en el peor momento, con un precio de la energía desbocado y sin medidas eficaces para reducir el impacto de la crisis energética. Es como la gota que colma el vaso de la paciencia empresarial de esta provincia… Por eso, desde el PP nos comprometemos a trasladar ante la Comisión Europea la necesidad de revisar los objetivos de descarbonización ante industrias como la cerámica, que no tienen por delante alternativas competitivas al gas natural y que en los últimos tiempos se ven afectadas por el fuerte incremento del coste energético. Ese es nuestro compromiso.

Alcaldesa de Vall d’Alba, diputada provincial y presidenta provincial del Partido Popular de Castellón

Compartir el artículo

stats