Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vicent Zaragoza

FIRMA INVITADA

Vicent Zaragoza

¿Por qué tanto desprecio?

Querid@ lector/a, confieso que alucino ante algunas de las críticas que ciertas peñas políticas y mediáticas de la derecha hacen al Gobierno de Pedro Sánchez. Digo que las bocas de ciertos gurús de los medios y de políticos de la derecha se llenan de acusaciones que, más allá de la crítica lógica, expresan posiciones viscerales y subjetivas que, y eso es lo preocupante, no tienen que ver con la razón ni con el bien común. Pero eso sí, mucho que ver con los intereses personales, de partido o, simplemente, con la vocación de que gobiernen los suyos.

Incluso la cosa es peor porque, si buscamos algún estudio serio que analice el recorrido de la derecha en los siglos XIX, XX y principios del XXI y que pueda justificar esa prepotencia, lo único que encontraremos es su incapacidad para asumir lo que representan los valores democráticos y el contrato social y político que fundamenta el Estado de derecho alumbrado por las revoluciones burguesas. Además, en los últimos tiempos, sus correrías no han ayudado al bienestar de la ciudadanía: la recesión de la crisis financiera del 2007 la abordaron con políticas que provocaron empobrecimiento, desigualdad, reducción de salarios y protección social... La pandemia, lejos de los principios morales que reclamaban colaborar contra el drama, fue utilizada para quemar al gobierno e intentar acercarse al poder.

¿Por qué tantos insultos?

Estando así las cosas, la cuestión es: ¿por qué tanto desprecio al PSOE de Sánchez, a IU y a Podemos? ¿Por qué esos insultos no se los hicieron ni a Felipe, ni a Carrillo ni a Anguita? Posiblemente porque Felipe modernizó España, pero no cuestionó ciertos aspectos del sistema. Posiblemente porque ni Carrillo ni Anguita gobernaron ni influyeron en la política. Posiblemente porque, ahora, IU y Podemos forman parte del gobierno e influyen en algunas soluciones que no gustan y preocupan a ciertos poderes económicos.

Analista político

Compartir el artículo

stats