Suscríbete El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

María Victoria Garrido

Por unas fiestas sin violencia contra la mujer

Ya ha llegado el verano y con él, nuestros municipios se llenarán de fiestas, música y tradiciones. Unas fiestas que son costumbre y tradición, pero, que también, ofrecen a la ciudadanía un espacio de ocio y diversión.

Precisamente, en el desarrollo de esas tradiciones y en la organización de festejos es donde más se ha avanzado en los últimos años, reivindicando el papel capital de la mujer. Pocos son los pueblos que mantienen hoy en día fiestas segregadas o costumbres machistas en sus programaciones festeras.

Sin embargo, existe un espacio festivo donde demasiadas veces la desinhibición pretende justificar las agresiones y la falta de respeto a la mujer. Pero, la diversión de unos no puede acabar con la libertad de otras. Continuamente conocemos casos de agresiones sexuales a mujeres y, en no pocas ocasiones, en el seno de fiestas populares.

Garantizar espacios públicos seguros y libres

Las fiestas, el alcohol o cualquier otro tipo de circunstancia no pueden ser utilizadas para justificar una agresión sexual, cualquier agresión, siempre, debe ser condenada. La obligación que tenemos como sociedad de garantizar que nuestros espacios públicos sean espacios seguros y libres de violencias también alcanza a festejos populares, verbenas y conciertos como espacios de convivencia intergeneracional.

Los ayuntamientos deben desplegar las herramientas que el Pacto contra la Violencia de Género les facilita para combatir la violencia y acompañar a las víctimas, como un servicio más de los que entendemos consustanciales al servicio público. Iniciativas como el Punto violeta, que muchos ayuntamientos han puesto en marcha en sus territorios, ofrecen a las mujeres un sitio seguro en el que sentirse protegidas, escuchadas y ayudadas ante situaciones en las que la violencia se utiliza contra ellas.

Todas y todos somos responsables de que las fiestas de los pueblos de la provincia de Castellón, tan necesarias después de 2 años de pandemia, se desarrollen en un clima libre de violencias contra las mujeres, evitando las agresiones sexuales y transformándolos en entornos seguros, libres e igualitarios. Hagamos de nuestras fiestas un lugar de disfrute y convivencia.

Secretaria de Igualdad del PSPV-PSOE de la provincia de Castelló

Compartir el artículo

stats