Opinión | TRIBUNA

Almassora, punto y seguido

Hoy celebraremos el debate sobre el estado del municipio al que Almassora asiste transformada y con la mirada puesta en objetivos para 2023 y sucesivos. Asistimos a esta convocatoria con deudas históricas compensadas a la ciudadanía en esta legislatura. Me refiero, por ejemplo, a la construcción del colegio Regina Violant, al derribo del edificio 167 del Grupo B o la compra de los terrenos para la pantalla acústica frente al polígono del Serrallo. Una gestión eficiente en un momento tan difícil como la pandemia.

Lo que parecía imposible se ha hecho realidad con mucho trabajo. ¿Se acuerdan de que estaba próximo a llegar el fin del mundo por la gestión de dos ayuntamientos? Quien creó la etiqueta tampoco. Esta coalición que iniciamos en 2019 no ha hecho más que multiplicar su presupuesto sin subir impuestos. Aquí hemos pedido casi 13 millones de subvenciones para modernizarla y aquí gestionamos un presupuesto histórico. Tan histórico como que ya hemos pagado 7 millones en inversiones en lo que llevamos de año. No encontrarán datos tan positivos en otros municipios cercanos de nuestro tamaño.

El de Almassora ha pasado a ser ese Ayuntamiento que asiste a Fitur y a Cevisama a apoyar su potencial, que gana la bandera azul para la playa de Benafelí, que firma la primera Entidad de Gestión de Modernización de polígonos para competir con los más grandes, que es pionera en la gestión de las ayudas a la dependencia, que convierte una Vila inaccesible en un verdadero casco antiguo peatonal o que diseña un IES Álvaro Falomir que superará los 15 millones de euros.

Proyectos frustrados que nos vendieron

El ocaso que vaticinó el PP se ha disipado y con él los proyectos frustrados que nos vendieron. ¿La Ciutat de la Pilota? Nunca existió. Tenemos un trinquet después de 32 años sin instalación deportiva para nuestro deporte autóctono. ¿El centro de frutos secos? Lo abandonaron sin inaugurar. Hoy es sede del Instituto de Tecnología Cerámica. ¿Queda mucho por hacer? Claro, muchas actuaciones que otros dejaron atascadas y muchas otras que ya tenemos pensadas para encarrilar la completa transformación hacia el futuro. No queremos que Almassora vuelva a ser ese municipio a la espalda de Castellón, asumiendo los derroteros más modestos. Tenemos un proyecto y ganas de continuarlo.

Alcaldesa de Almassora

Suscríbete para seguir leyendo