Suscríbete El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tribunales

Abuelos que pleitean (sin éxito) por los nietos

Cada año, los Juzgados de Primera Instancia de Vigo especializados en Familia reciben cerca de una veintena de demandas de abuelos para poder ver a sus nietos, pero no siempre lo consiguen

Un abuelo juega con su nieta en un parque. / M.G.B.

Los niños son siempre víctimas de la mala relación entre progenitores. Este escenario se recrudece aún más cuando los oponentes son padres e hijos. Cada año, los Juzgados de Primera Instancia de Vigo especializados en Familia reciben cerca de una veintena de demandas de abuelos para poder ver a sus nietos, pero no siempre lo consiguen. ¿El problema? La conflictividad familiar.

"Animadversión" hacia la madre

La Sección Sexta de la Audiencia Provincial de Pontevedra, con sede en Vigo, rechazó establecer un régimen de visitas entre una abuela y su nieto por la “animadversión” hacia la madre del pequeño, de 10 años, hija de la demandante.

La Sala defiende que la mujer “no ha visto al niño desde hace aproximadamente ocho años, tiempo en el que no consta que la demandante hubiese hecho directa o indirectamente algún ademán de acercamiento [...] ni ningún esfuerzo para arreglar las cosas con su hija”. Con estos argumentos, los magistrados entienden que “debe prevalecer el superior interés del menor frente al de su abuela a relacionarse con él”. Y es que sostienen que de reanudarse los contactos entre ambos la estabilidad personal y familiar del menor “se vería comprometida”.

Desvinculación familiar

Otro justificante pasa por la desvinculación familiar de la mujer hacia el niño, al que no ha visto desde que tenía 22 meses. “La abuela se limita a demandar visitas con su nieto, sin identificar responsabilidad alguna en la inexistencia de relación con su hija”, esgrimen la Audiencia en su fallo, que mantiene no se trata de “simples desavenencias entre adultos, sino una de una situación de conflicto estructural”. Ante ello, consideran los jueces que la abuela debió intentar poner remedio a esta mala relación antes de intentar involucrar al menor. “El hecho de que la abuela vea a su nieto puede ser perjudicial para éste, ya que la tensión existente entre la abuela materna y su hija, aunque anormal, es real [...] y puede desestabilizar su régimen convivencial”, sentencian.

Adicciones al móvil

En otro caso, la Audiencia revoca las disposiciones de un juzgado de Familia del área de Vigo, concretamente el régimen de visitas y comunicación de unos abuelos con su nieto de 15 años, para “reafirmar la autoridad materna” debido a la “conflictividad familiar” que rodea al menor. El niño arrastra una anomalía psíquica así como un negativo acatamiento a las normas. Estos rasgos se agravaron por la “grave adicción y dependencia” hacia la tecnología, concretamente el uso “excesivo y descontrolado” del móvil e internet.

Desautorizar a la madre

El fallo recoge que la madre, de acuerdo a la recomendación de un especialista, le retiró el móvil y tablet al menor, lo que hizo que éste se fuese a vivir con sus abuelos, los demandantes, quienes “sin conocer a fondo la problemática familiar”, le compraron un teléfono “al margen de la voluntad de la madre”. Esta conflictividad la resuelve la Audiencia reafirmando “sin fisuras” la autoridad materna “entendiéndose en tanto contraproducente y perjudicial cualquier interferencia por los abuelos en tan delicada situación” al desautorizar la decisión de la madre. Por todo ello, se deniega cualquier régimen de comunicación, incluso el telefónico, del nieto hacia sus abuelos.

Contra ambos fallos, emitidos el 16 y 17 de marzo, cabía la interposición de un recurso por infracción procesal o de casación.

Compartir el artículo

stats