Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Acoso escolar

Un año del suicidio de Kira: "Nuestra vida acabó entonces"

Los Mossos, Educació y el Síndic siguen investigando si la alumna del Pare Manyanet de Sant Andreu sufría bullying, como sostienen sus padres

Los padres de Kira, sostienen una foto de su hija. Jordi Otix

"Nuestra vida acabó ese día. Se terminó la alegría. Lo teníamos todo y lo perdimos todo”. María José trata de describir cómo ha pasado el último año, o lo que haya sido el tiempo que ha transcurrido desde que su hija Kira se suicidó a las 08.04 horas del 19 de mayo de 2021

"Todavía seguimos en shock, a ratos nos hundimos y a ratos es como si esto le hubiera pasado a otra familia. No sé, supongo que como los dos estamos medicados, las cosas parecen menos reales”, prosigue. 

Kira estudiaba tercero de ESO en el colegio Jesús, Maria i Josep, un centro de la congregación religiosa Pare Manyanet que está ubicado en el distrito de Sant Andreu de Barcelona. El mismo que un mes antes de que muriera Kira salió en los periódicos porque los Mossos d’Esquadra arrestaron a un sacerdote y exprofesor de la escuela con casi 40 gigas de pornografía infantil en su ordenador y, tal como reveló este diario, la dirección acabó amenazando, expedientando y despidiendo al informático que lo había denunciado a la policía catalana. 

La familia de Kira está convencida de que su hija se suicidó porque sufría acoso escolar, a pesar de que la dirección de la escuela lo niega. "Para seguir adelante, nos hemos agarrado a la voluntad de intentar demostrar que el de Kira es un caso de bullying y en tratar de ayudar a familias con hijos que estén pasando por lo mismo", explica. 

El acoso

Kira, dos días antes de suicidarse, estaba muy ilusionada con una excursión que iba a hacer con la escuela. Según su madre, se había comprado "un montón de ropa" y meditaba qué llevaría a esa salida con la escuela. "El tiempo era cambiante y podía hacer tanto calor como frío". Pero el 18 de mayo, cuando faltaban solo horas que se quitara la vida, Kira regresó triste del colegio.

"Nos dijo que nos quería explicar algo y lo intentó pero no pudo porque acabó hablando de cosas cotidianas. Se la veía muy preocupada pero no contó nada más, a pesar de que le preguntamos varias veces qué había pasado", recuerda María José. "Había sufrido algo en la escuela o le angustiaba algo que pudiera pasar después". 

"Los primeros episodios de acoso que sufrió Kira comenzaron en P4 pero los más graves sucedieron en P5, cuando le cortaron la coleta del cabello o le rompieron su mochila", según María José. "La tutora de P5 dijo que no había visto nada, criticó en los informes de evaluación que Kira no supiera resolver ella sola sus problemas y se mostró molesta porque se quejara o llorara demasiado. La llamaba 'disco rallado' delante del resto de alumnos", asegura la madre, que añade que los episodios de acoso fueron intermitentes pero reaparecieron en sexto de Primera y en primero de la ESO, cuando un coordinador encerró a Kira en un despacho. "Le hizo prometer que no contaría nada de lo que pasaba allí". 

La investigación

Los Mossos d’Esquadra mantienen abierta una investigación para aclarar las causas de la muerte de la adolescente de 15 años. Fuentes de la Conselleria d’Educació, que había expresado a finales de 2021 que no constaban indicios de bullying en el caso de Kira, ahora subrayan que se mantienen a la espera de que terminen los informes de la policía catalana para que aflore "la verdad". El Consorci d’Educació de Barcelona, órgano que se ocupa de los centros tanto públicos como concertados en la capital catalana, está llevando a cabo un evaluación de la convivencia en este colegio y todavía no ha presentado sus conclusiones. 

La Conselleria, además, se ha personado como acusación popular tanto en la causa que instruye el suicidio de Kira como en la del sacerdote sorprendido con pornografía infantil en su ordenador. También el Ayuntamiento de Barcelona ha ejercido la acusación en el caso de Kira. Fuentes del Síndic de Greuges confirman solo que encajaron la denuncia de la familia de Kira y que están trabajando en el caso. 

Carla Vall, abogada que defiende a la familia de Kira, asegura que las pesquisas avanzan lenta pero también que cada vez parece más claro que no hubo un único detonante que condujo a la adolescente a suicidarse sino que lo que existió fue "una cadena de causas" que apuntan en la misma dirección que sus padres: acoso escolar.

Compartir el artículo

stats