Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vivienda

Una familia con tres hijos, desahuciada de su hogar en un barrio de Ibiza

Los cinco han abandonado el inmueble por orden judicial | El marido tiene un elevado grado de discapacidad reconocido y los niños son menores | El Ayuntamiento les ha realojado en un apartahotel de manera provisional

Desahucio de una familia con tres hijos en Ibiza. J. A. Riera

Una familia de cinco miembros, tres de ellos niños, ha tenido que abandonar a primera hora de la mañana su hogar de los últimos dos años en la calle Vista Alegre, en el barrio de sa Penya (Ibiza), tras hacerse efectivo el desahucio por orden judicial. La familia llevaba viviendo en la casa alrededor de 2 años, presuntamente como okupas, según algunos testimonios. "Es una lástima. Es una familia con tres niños pequeños, a ver si pueden darles una solución", lamenta un vecino de la zona. Además, el padre tiene una discapacidad auditiva reconocida.

En torno a las nueve y media de la mañana de este lunes, la familia terminaba de sacar las últimas bolsas con todas sus pertenencias de la que fue su casa durante los últimos dos años, en presencia de los agentes de la Policía Nacional, Local y de tres trabajadoras sociales. Lo que no pudieron llevarse lo repartieron entre los vecinos: colchones, muebles y demás enseres difíciles de transportar: "La familia ha empezado a cargar todo en el taxi que les ha facilitado el ayuntamiento y se han marchado. Eso sí, todo lo que no han podido llevarse lo han repartido entre los vecinos", comenta uno de los testigos.

Según diversos testimonios, la familia, que no quiso fotos ni dar su testimonio, vivía allí desde hace más de dos años: "En esta vivienda (en el piso superior del edificio) llevaban alrededor de dos años. Antes de estar aquí, creo que estaban en el piso de abajo, que es otra vivienda independiente. En su momento pensamos incluso que las habían conectado" afirma un vecino.

Casa destrozada en minutos

Una vez se se ha marchado la familia hacia su nueva residencia provisional, en un apartahotel que les ha facilitado el Ayuntamiento de Ibiza, uno de los policías locales ha puesto un candado en la puerta para evitar que nadie pudiera entrar, pero ha durado poco tiempo intacto. "A las 9.30 hemos puesto un candado para evitar que nadie más accediera a la casa. Pero, en cuestión de una hora, han reventado el candado y algunas personas han entrado en la casa, destrozándola por completo. Han tirado huevos al suelo, han atascado el baño y han causado daños tan graves que, si alguien quiere entrar a vivir en la casa, tiene antes que rehabilitarla casi por completo", ha comentado el agente.

Vila, a través de los Servicios Sociales, ha facilitado a la familia una alternativa para evitar que se quede en la calle. "Desde el Ayuntamiento somos conscientes de la situación de esta familia, ya que llevan mucho tiempo en contacto con los servicios sociales y desde ahora, pasarán a un aparthotel y, posteriormente, residirán en uno de los pisos de emergencia social del Servicio de Acogida Municipal. Este recurso es temporal, y los técnicos llevarán a cabo un plan de trabajo con la finalidad de conseguir la autonomía de la familia y su independencia del servicio", ha explicado un portavoz de Vila.

El abuelo materno se ha encargado de recoger a los dos perros de la familia, que ahora vivirán con él.

Una vez vacía la casa, operarios municipales han tapiado la puerta para evitar su okupación.

Compartir el artículo

stats