Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

PROBLEMAS PARA ALGUNAS POBLACIONES

Trabas de las compañías para asegurar los 'bous al carrer'

La dificultad para obtener una cobertura ilimitada crece si el año anterior hubo muchos percances en los actos taurinos

Un ‘rodaor’ muestra su habilidad y efectúa un quiebro a un toro durante un acto de ‘bous al carrer’ MEDITERRÁNEO

La alta siniestralidad en los bous al carrer de los últimos años en los municipios valencianos ha generado un problema inesperado en el mundo de este sector taurino: las empresas aseguradoras piden precios desorbitados a los organizadores o, directamente, no quieren prestar sus servicios, un hecho que pone en peligro la celebración de unos festejos muy arraigados en la Comunitat Valenciana.

Los ejemplos se suceden en aquellos lugares que en breve celebrarán los bous al carrer. En Castellón no tardarán en arrancar las fiestas de Sant Pere en el Grau de Castelló, que han vivido en primera persona esta situación. Otro caso es el de la localidad valenciana de Puçol. El Ayuntamiento solo ha encontrado dos compañías dispuestas a asegurar los actos taurinos de junio en la calle después de dos años sin ellos a causa de la pandemia. Ambas piden el doble de habitual en estos casos, pero si no se pagan, no hay fiesta.

El alcohol y las drogas aparecen en el trasfondo del problema. A saber: la normativa obliga a los organizadores, que suelen ser las peñas o los consistorios, a contratar dos pólizas de seguros, una de responsabilidad civil y otra de accidente con un mínimo de 6.000 euros de cobertura médica. Esa garantía es fácil de asegurar, pero cada vez resulta más complicado encontrar compañías que garanticen todos los gastos, sin límite.

«El problema es que a partir de esos 6.000 euros de coste sanitario no hay una línea marcada de responsabilidad. Es decir, si un accidentado tiene que estar seis meses ingresado y a la Seguridad Social le cuesta 500.000 euros, por poner un ejemplo, los tendría que pagar el seguro si es ilimitado. Hasta ahí todo bien. Pero si el herido estaba bajo los efectos de las drogas o el alcohol, el seguro se desentiende, y ahí surge otro problema: el hospital no suele realizar el control toxicológico y así se asegura el cobro inmediato», explica Germán Zaragoza, presidente en funciones de la Federación de Bous al Carrer hasta que su cargo sea oficial en los próximas jornadas.

Hasta hace unos años no resultaba tan difícil encontrar seguros que garantizaban la cobertura por un importe indefinido. Ahora es todo un reto hallar empresas que aseguren todos los costes, sobre todo a aquellos municipios en los que en los festejos del año anterior ha habido muchos percances en los actos taurinos, ya que esto provoca que las aseguradoras deben hacerse cargo y acometer unos costes muy elevados.

«Ahora solo quieren cubrir lo mínimo obligado, hasta esos 6.000 euros (el decreto del bou al carrer establece varias cantidades, siendo la mayor de 24.000 euros), para evitar problemas. Entonces, ¿quién paga el resto? ¿la Generalitat? ¿el ayuntamiento? ¿la directiva de la peña? ¿la propia peña?», explica Zaragoza. «Muchas de ellas tienen miedo de que si hay una cogida tengan que hacerse responsables de los costes, y eso es inviable para ellos», añade.

Pocas cogidas por alcohol

Según el presidente de la Federación de Bous al Carrer, el porcentaje de cogidas a causa del alcohol o las drogas «es bajo», de forma que no comparte el mensaje del vídeo publicado por el Ayuntamiento de Puçol, en el que pide vivir las fiestas «en modo 0.0». «El vídeo criminaliza al sector, como si los que van a los bous al carrer son unos borrachos o van drogados. Las cogidas graves suelen por ser despiste, como la de Valladolid del otro día», afirma Zaragoza. Desde colectivos de Castellón consideran que el vídeo de la población valenciana también se refiere «al uso del móvil o el calzado utilizado, que debe ser el apropiado en estos casos. Con las buenas temperaturas algunos salen con chanclas».

El presidente ha pedido una reunión con la Generalitat Valenciana para «tener la certidumbre de quién ha de pagar los costes sanitarios por encima de los 6.000 euros» en caso de una cornada por culpa del alcohol o las drogas o sin tóxicos de por medio en caso que solo esté contratado el seguro obligatorio para los festejos.

Desde el Consell, el secretario autonómico de Seguridad y Emergencias, José María Ángel, asegura que esta cuestión «ya se ha tratado en la comisión de asuntos taurinos y estamos emplazados a una reunión con la Conselleria de Sanitat, que es la que tiene que decir qué tratamiento le va a dar a este tipo de siniestralidad y accidentes mediante un protocolo».

Sobre esta situación, desde los colectivos de Castellón exponen varias soluciones al respecto. «Una opción sería que Sanitat, en caso de ingreso de la persona que haya sufrido un percance en los actos taurinos, rebajase a las aseguradoras los costes diarios a abonar», indican, aunque «la mejor opción sería que a partir del segundo o tercer día los gastos corriesen a cargo de la Seguridad Social».

Lo que es evidente es que llega la época de más bous al carrer del año y cada vez asegurar estos actos resulta más complicado.

Compartir el artículo

stats