Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Investigación

Dudas sobre el punto en el que se inició el último incendio de Sierra Bermeja

Los agentes de la Brigada de Investigación de Incendios Forestales (BIIF) estudian si las llamas arrancaron en un punto más bajo de la finca y si el origen fue distinto al uso indebido de maquinaria pesada, aunque el Seprona no respalda esta nueva hipótesis

Incendio de Pujerra.

Un nuevo informe de los agentes de la Brigada de Investigación de Incendios Forestales (BIIF) trabaja sobre la hipótesis de que el incendio de Pujerra que en junio arrasó casi 5.000 hectáreas en Sierra Bermeja pudo iniciarse en un punto diferente al que señaló inicialmente. Si tras el siniestro los investigadores señalaron esa ubicación en un camino de la finca La Resinera que los investigados presuntamente arreglaban con la ayuda de maquinaria pesada sin los permisos de la Junta de Andalucía ni medidas preventivas, nuevas comprobaciones de la BIFF plantean la posibilidad de que las llamas se hubieran nacido en una zona más baja de la misma finca.

Según fuentes cercanas a la investigación, el cambio de localización se debe al hallazgo de nuevos indicios sobre el terreno y también podría suponer que el fuego hubiera arrancado por una actividad diferente a la de la maquinaria pesada. De ser así, los agentes de Medio Ambiente también intentarían revelar si esa actividad está vinculada a los investigados. Sin embargo, la nueva hipótesis de esta brigada, unidad que depende de la Junta de Andalucía, no cuenta con el respaldo de la Guardia Civil, cuyos investigadores del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) siguen defendiendo la tesis que ambos grupos compartieron desde el principio y que desembocó en la detención de cuatro personas por su presunta implicación en una imprudencia grave. En todo caso, la nueva hipótesis no habría llegado todavía al juzgado de Ronda que instruye la causa. Según fuentes judiciales, esta sigue girando en torno a esas cuatro personas investigadas, cuya declaración ante el juez está prevista para el próximo mes de octubre.

El incendio de Pujerra se declaró el 8 de junio, fue controlado una semana después y finalmente extinguido el 26 de junio con un balance de 4.860 hectáreas calcinadas y tres bomberos forestales heridos durante los trabajos de extinción. La destrucción afectó a siete municipios distintos y obligó a desalojar a cerca de 2.000 personas. Se trata del segundo incendio que afecta a Sierra Bermeja en menos de un año, ya que en septiembre del año pasado se produjo otro que afectó a 10.000 hectáreas y cuya investigación se encuentra bajo secreto de sumario, ya que en este caso se trabaja como intencionado.

Compartir el artículo

stats