Suscríbete

Caso Abierto - El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sentencia

Prisión permanente al matrimonio que mató a una discapacitada en Benidorm

La Audiencia considera probado que el crimen fue una decisión conjunta de los dos acusados para quedarse con el dinero que la víctima guardaba en la vivienda, aunque la esposa del asesino no interviniera materialmente en la muerte

Fernando José A. G. el día del veredicto en el momento en que regresó a prisión Manuel R. Sala

La Audiencia de Alicante ha condenado a la pena de prisión permanente revisable al matrimonio acusado de matar a una discapacitada en Benidorm en junio de 2020 para robarle el dinero que guardaba en la caja fuerte de la vivienda, según la sentencia a la que ha tenido acceso este diario. Aunque el fallo considera probado que fue el acusado el autor material del asesinato y que no se acreditó que su mujer ni siquiera estuviera en el piso, el fallo concluye que el crimen fue "consecuencia de una decisión conjunta de los dos acusados". Los dos se desplazaron desde su domicilio en la Seu d’Urgell hasta Benidorm con un objetivo, matar a la víctima, abrir la caja fuerte y sustraer el dinero que había en ella. "Hay una coincidencia de voluntades dirigidas a una misma finalidad", concluye el fallo, para establecer que no consta que el acusado se saliera del plan cuando acabó con la vida de la víctima.

La mujer asesinada, de 53 años, padecía una enfermedad denominada focomelia, con malformaciones en los brazos y las piernas, por la que precisaba de una silla eléctrica para moverse. La víctima era una afectada por la talidomida, un medicamento que entre finales de los 50 y comienzos de los 60, causó malformaciones en el feto de mujeres embarazadas y por ello percibía una elevada pensión que ascendía a 7.000 euros al mes. El acusado, Fernando José A. G., trabajaba para ella como cuidador y había llegado a tener una relación sentimental con ella. La investigación apuntaba a un móvil económico del crimen, ya que la víctima llegó a correr con muchos de los gastos del matrimonio, llegando a haberles avalado en el alquiler de un piso y haberle comprado a él un vehículo Mercedes

La investigación revelaba que el crimen se produjo cuando ella pretendió dejar de pagarles y se distanció de ellos. El hombre accedió a la vivienda, golpeó a la mujer en la cabeza con un objeto contundente y mientras estaba inconsciente, la arrojó al suelo y la asfixió con su propia silla, simulando un volcado accidental del vehículo.

La sentencia les considera culpables a ambos de asesinato con alevosía, al valorar que la víctima no tuvo ocasión de defenderse "por lo sorpresivo del ataque y la minusvalía de la mujer". Aunque el fallo no ve probado que la esposa de Fernando, Olga B. M., llegara a estar en la vivienda en el momento del crimen, el fallo la condena también por asesinato . "Los hechos corresponden a un plan conjunto y urdido por los dos acusados, que incluía la colocación de una cámara de seguridad para conocer la combinación de la caja fuerte, la muerte de la víctima y la sustracción del dinero que pudiera haber en la caja de seguridad, existiendo un reparto de papeles".

La acusada. Manuel R. Sala

Olga B. M. había estado en libertad durante el juicio y, tras el veredicto que la declaraba culpable, la sala acordó a instancias de la Fiscalía su ingreso en prisión para evitar que pudiera fugarse. El fallo les impone la prisión permanente al considerar que la víctima tenía una especial vulnerabilidad a causa de su discapacidad, una agravante que ya ha quedado respaldada por el Supremo para los casos en los que la víctima es menor de edad en la sentencia por la muerte a golpes del pequeño Aaron en Elche.

Además de la prisión permanente, el fallo les impone otros tres años de cárcel más por un delito de revelación de secretos y robo por la ocultación de una cámara para averiguar el contenido de la caja fuerte. Aunque la cantidad robada se desconoce, el fallo apunta a que en la caja la víctima guardaba grandes cantidades d efectivo y que recientemente había vendido un piso en Tenerife.

Los WhatsApps de los procesados: "Vamos al infierno"

El informe policial con las ubicaciones de los móviles de los acusados viajando desde la Seu d’Urgell a Benidorm y las recuperaciones de sus audios de WhatsApp han sido determinantes para el jurado. Los dos iban en coches diferentes dándose instrucciones, tanto a la ida como a la vuelta ese mismo día, el 14 de junio de 2020. Los mensajes fueron borrados de los teléfonos, pero los audios sí que quedaron almacenados en la memoria.

Fernando a Olga: Cari, distánciate un poco más, baja la velocidad para ir más separados, vamos demasiado juntos y no hay apenas coches en la autovía.

Olga a Fernando: Ya he encendido el teléfono, ¿vale? El otro lo voy a apagar.

Fernando a Olga: Genial Chocho, muy bien, pues nada, estamos libres de pecado. Te quiero que te cagas por las patillas guapa.

Olga a Fernando: Y yo, pero que sepas que vamos de jefes al infierno, ¡los dos!

Fernando a Olga: Cari, distánciate un poco más, baja la velocidad para ir más separados, vamos demasiado juntos y no hay apenas coches en la autovía. 

Olga a Fernando: Aprovecha para tirar la "eso", no me acuerdo cómo se llama.

Fernando a Olga: En la autopista, cari, en la autopista, aquí no.


Compartir el artículo

stats