Suscríbete

Caso Abierto - El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Policial

CSI Región de Murcia: así trabaja la Científica de la Policía Nacional

Hasta julio de 2022, esta brigada realiza en toda la comunidad alrededor de 2.000 inspecciones, entre robos de viviendas y comercios, incendios, escenarios de crímenes o descubrimiento de cadáveres, un 12% más que el año pasado

Un experto de la Científica muestra una huella.

Miguel Carvajal lleva 39 años en la Policía Nacional (30 de ellos en Cataluña) y desde febrero es el inspector jefe de la Brigada de Policía Científica en la Región de Murcia. Dirige un equipo especializado compuesto por 70 funcionarios (seis inspectores, dos subinspectores y el resto oficiales y policías) que desarrollan una labor multidisciplinar vital a la hora resolver desde asesinatos hasta robos en domicilios, pasando por incendios. Precisamente, cuando Carvajal recibe a La Opinión en las dependencias que la brigada tiene en la Jefatura de Policía, ubicada en la calle Ceballos de Murcia, buena parte del equipo se encuentra trabajando en la vivienda que ardió días antes en Los Dolores, donde dos policías y los bomberos rescataron con vida a cuatro miembros de una misma familia. "Buscan el foco y saber si ha sido provocado o no", precisa el inspector jefe. 

Si se rodase un ‘CSI Región de Murcia’, Carvajal haría las veces de Gil Grissom. El líder de un grupo que se desplaza a los escenarios a efectuar inspecciones oculares, donde recaban pruebas y vestigios, y luego se esmeran en el laboratorio. Analizan huellas y ‘destripan’ ordenadores. La sangre (todo lo que contenga ADN) se manda a un laboratorio de Valencia, que tarda entre tres y cuatro meses en remitir los resultados. La Científica en la Región de Murcia incluye, además de reseña de detenidos y huellas, grafoscopia, balística e informática forense. 

"Soy un jefe que pide implicación en los temas, porque sé lo que es investigar"

decoration

"Soy un jefe que pide implicación en los temas, porque sé lo que es investigar", explica Carvajal, que admite que los profesionales de la Científica pueden llegar a sentirse "un poco huérfanos" cuando pasan sus resultados a la Policía Judicial, para que sea esta quien concluya el caso. "Hemos hecho nuestro cometido, pero a veces parece que nos falta algo", comenta.

En el ‘CSI’ de la ficción "parece que el que analiza la huella también investiga y está detrás de todo. Aquí no existe eso. Nos limitamos a coger la huella y a hacer nuestros informes: ya es el Grupo de Homicidios, o la Policía Judicial, el grupo que hace la investigación", detalla el inspector jefe de la brigada.

"Nosotros no investigamos. La gente piensa que hacemos todo, y no", apunta, para añadir que "en las películas se ve todo muy rápido". Se da el caso de que, precisamente porque han visto muchas series, "los denunciantes a veces te dicen lo que hay que hacer"

Hasta julio de 2022, la Policía Científica ha realizado en toda la Región alrededor de 2.000 inspecciones, entre robos de viviendas y comercios, incendios, escenarios de crímenes o descubrimiento de cadáveres, un 12% más que en 2021. De ellas, más de la mitad, un total de 1.100, fueron en el municipio de Murcia

Asimismo, se han reseñado, en lo que va de año, a 9.880 detenidos en la Región (frente a los 8.428 del mismo periodo de 2021). 

Para ser miembro de la Policía Científica hay que hacer un curso específico que dura seis meses. "Desde 1994 existe la Comisaría General de Policía Científica. Antiguamente cada uno tenía una forma de trabajar, pero hace un lustro se crea una base de datos a nivel nacional que nos indica los campos a rellenar, y todas las comisarías seguimos esos parámetros", indica Carvajal.

Reseña de detenidos

Una de las vertientes que conforman el trabajo de los profesionales de la Científica es la reseña de detenidos. Y es que todos los huéspedes de los calabozos de la Policía tienen que ser debidamente reseñados, fotográfica y dactilarmente, explica el agente José Julián Arteaga, responsable de reseña e identificación.

Para hacerlo, los policías cuentan con la ayuda de Live Scan, un aparato de alta tecnología, instalado desde hace apenas un mes junto a los calabozos de Jefatura. "Ya no se fichan con tinta", apunta Artega, que añade que cada sospechoso "tiene que poner los 10 dedos, las palmares, y el borde cubital", muy útil para localizar, por ejemplo, a los cacos que apoyan esta parte de la mano en una vigilancia. Cada huella dactilar es única, "las crestas no se repiten en nadie". Para tomar huellas a los detenidos, "hay una ruta diaria por los calabozos de Jefatura, la Comisaría del Carmen y San Andrés, mañana y tarde". Solo el jueves se reseñó a 30 personas.

Compartir el artículo

stats