Suscríbete

Caso Abierto - El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

juicio el 30 de septiembre de la audiencia provincial de castellón

La Fiscalía le pide 28 años por abusar de sus hijas en les Coves

El Ministerio Público también le acusa de golpear de forma habitual a la mayor

Imagen de archivo del acceso principal a la Ciudad de la Justicia de Castellón, donde se encuentra la Fiscalía. Mediterráneo

La Fiscalía Provincial de Castellón solicita 28 años y medio de cárcel a un vecino de les Coves de Vinromà por presunto abuso sexual a sus hijas y maltrato habitual en el ámbito familiar. Además, pide para el procesado una orden de alejamiento de ambas chicas y la imposibilidad de comunicarse con ellas, así como una indemnización de 50.000 euros para una de las niñas y de 15.000 para otra por el daño moral causado.

El juicio por estos hechos se celebrará el próximo 30 de septiembre en la sección primera de la Audiencia Provincial de Castellón. Según el escrito de acusación del Ministerio Público, el procesado, de 40 años, desde que su hija, que ahora tiene 21 años, tendría unos cuatro y hasta que cumplió los 16, aprovechando cuando la madre de la menor y pareja del investigado no estaba en el domicilio en el que convivían, «buscaba las ocasiones para desplazarse a solas con la menor a una masía situada en otra localidad o en sus propios vehículos». En estos espacios «mantuvo contactos de naturaleza sexual con la misma, consistentes en penetraciones, tocamientos, así como obligarle en ocasiones a masturbarle hasta eyacular, bajo amenazas de golpearle si no accedía a ello o si lo contaba a alguien, llegando a golpearle en varias ocasiones».

Asimismo, según el relato del fiscal, el acusado, que se sentará el último día de este mes en el banquillo, «impedía, también bajo amenazas o violencia física, que se relacionara con compañeros de su misma edad, espiándola continuamente y persiguiéndola para ver qué hacía, agrediéndola cuando algo no le gustaba, como hablar con niños o tocar ordenadores, tratando de impedir que siguiera con sus estudios».

La hija menor

De igual modo, respecto a su otra hija menor de edad, que tiene ahora 16 años, «desde que tenía seis y hasta que cumplió 11, su padre le requería para que le tocara los genitales y le realizó tocamientos por encima de la ropa». En su calificación, el fiscal explica que el acusado se llevó a sus dos hijas a la citada masía y «le pidió a la menor que le tocara el pene, a lo que esta se negó, existiendo ocasiones en que el procesado le requería para que le masturbara o realizara felaciones, cogiéndole la mano o aproximándole la cabeza, consiguiendo el procesado con sus maniobras que la menor realizara tales actos».

El fiscal también solicita la imposibilidad de que el investigado se comunique con sus víctimas.

Compartir el artículo

stats