Suscríbete

Caso Abierto - El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Le daba dinero y la amenazaba con dañar a sus hermanos

Una niña abusada en les Alqueries: «Él me hacía tocarle y me daba mucho asco»

El acusado, que es reincidente en delitos sexuales, tenía 78 años y la menor, 13

El hombre permaneció ayer engrilletado en el banquillo de los acusados de la Audiencia, custodiado por agentes. GABRIEL UTIEL BLANCO

Un vecino de les Alqueries, reincidente en delitos sexuales, volvió ayer al banquillo para enfrentarse a una pena de 21 años de cárcel por los presuntos abusos a una menor de edad. El acusado, que se encuentra ingresado en prisión provisional y permaneció engrilletado durante la vista oral de ayer, tenía 78 años y la niña, 13, cuando sucedieron los hechos.

El procesado se negó a responder a las preguntas de la fiscal y la acusación particular y solo contestó a una pregunta de su abogado defensor. Dijo no reconocer los supuestos abusos sexuales.

Después, llegó el turno de la víctima, que declaró por videoconferencia. La adolescente recordó que conoció al investigando mientras ella vendía papeletas por les Alqueries. «El primer día me compró una y, más tarde, me pidió que lo acompañara a su casa para comprarme otra. Una vez dentro, cerró el pestillo, me levantó la camiseta y me tocó. Le dije que me dejara y no lo hizo», relató la menor, afectada. Asimismo, reveló que el adulto la amenazó para garantizar su silencio: «Dijo que si contaba algo le haría daño a mis hermanos. Yo quería contárselo a mis padres, pero quiero mucho a mis hermanos y no quería que les pasara nada malo», lamentó la joven entre lágrimas ayer.

La joven recordó que el adulto le ofrecía alcohol, cigarros y porros y que, en una ocasión, la cogió fuertemente de la mano hasta llevarla a su miembro para lograr que la niña lo masturbara. «Me dijo que moviera la mano y yo no sabía cómo. Me daba mucho asco», aseguró la denunciante.

La menor incidió en que en una ocasión él llegó a desnudarse y a tumbarla a ella sobre la cama. «Me tiró en el colchón y cuando intentó quitarme el pantalón, reaccioné. Le di una patada en sus partes y salí corriendo», dijo.

La madre de la menor se enteró de lo que ocurría porque vio unos mensajes sospechosos en el teléfono de su hija. «En un mensaje ponía: Si no eres para mí, no serás para nadie», reveló la progenitora.

Una trabajadora social del Ayuntamiento de les Alqueries recordó que fue el aviso de una vecina lo que alertó a la Policía Local de lo ocurrido. «Dijo que la niña se veía con un señor, pero cuando yo le pregunté a la menor lo negó y dijo que solo iba a pasear al perro del hombre», apuntó.

El juicio continuará hoy.

Compartir el artículo

stats