El suceso sembró el pánico el pasado 15 de noviembre

Abandonan en Llíria el coche del atraco a una joyería de Castelló

La Policía Nacional identifica a dos de los ladrones, pero aun no hay detenidos

Imagen del furgón de Policía Científica, apostado frente al centro comercial, el día del atraco.

Imagen del furgón de Policía Científica, apostado frente al centro comercial, el día del atraco. / KMY ROS

El coche empleado por los atracadores que el pasado día 15 de noviembre sembraron el pánico en el centro comercial Salera de Castelló ha aparecido abandonado en Llíria (Valencia), según ha podido saber este diario. Cabe recordar que cinco emcapuchados, armados con pistolas y mazas, destrozaron las cristaleras del establecimiento para apoderarse del botín y encañonaron a las trabajadoras, que tuvieron que ser atendidas por ataques de ansiedad.

Los asaltantes, que llevaban el rostro cubierto, lograron huir tras el golpe, a bordo de un Audi A6 de color gris, que había sutraido a finales de septiembre en Madrid, como publicó este diario en exclusiva. Posteriormente, el vehículo ha sido encontrado en la provincia de Valencia, dirección que tomaron los ladrones en su huida.

Según fuentes fidedignas, aunque efectivos de Policía Científica de la Policía Nacional realizaron una inspección minuciosa del turismo utilizado por los fugitivos, en busca de restos biológicos de los autores del robo, no han podido extraer huellas. Sí tienen identificados a dos de los delincuentes --itinerantes y residentes fuera de la provincia de Castellón-- aunque ninguno de ellos ha podido ser detenido todavía. Los agentes siguen priorizando el esclarecimiento de un atraco que retransmitieron casi en directo decenas de testigos a través de sus teléfonos móviles.

Las opiniones

«De repente, he oído tres o cuatro disparos y cuando he mirado hacia la joyería he visto a una persona vestida de negro con una pistola. Me he escondido y he llamado enseguida a la Policía», contó a este diario una trabajadora de un comercio cercano a la joyería José Luis, objeto del robo. 

«Varias personas, todas encapuchadas, han entrado, han comenzado a romper los cristales de la tienda y venían con mazas en las mochilas. He visto un arma, he escuchado un disparo y me escondí». «Se han llevado joyas en la mochila y el personal de seguridad que había en ese momento los ha rociado con el extintor», aseguró otro de los trabajadores de la superficie comercial.

En noviembre del 2012, hace ahora 11 años, hubo otro atraco en la misma joyería de Salera. Entonces, los ladrones empotraron un coche contra las cristaleras de la puerta principal y también portaban armas de fuego y mazas.

Los ladrones se llevaron todo el dinero de la caja y diversas joyas de los expositores, y salieron precipitadamente de la tienda. Otro vehículo les ayudó a escapar, logrando huir del lugar.