Un equipo internacional de investigadores ha anunciado el descubrimiento de TOI-1452 b, un exoplaneta que orbita una de las dos estrellas pequeñas que conforman un sistema binario ubicado en la constelación Draco, a unos 100 años luz de la Tierra. Los astrónomos creen que podría ser un "planeta océano", un astro completamente cubierto por una gruesa capa de agua, similar a algunas de las lunas de Júpiter y Saturno.

Astrónomos liderados por Charles Cadieux, de la Universidad de Montreal, en Canadá, hallaron un aparente “planeta-océano” en la constelación Draco. El mundo extrasolar, ubicado a 100 años luz de la Tierra, estaría dominado prácticamente en su totalidad por un profundo océano: a pesar de esto, el exoplaneta TOI-1452 b probablemente sea rocoso como nuestro planeta.

Desde la constelación del dragón

De acuerdo a una nota de prensa, el exoplaneta es ligeramente mayor en tamaño y masa que la Tierra, y está ubicado a una distancia de su estrella que permite que su temperatura no sea ni demasiado caliente ni demasiado fría, una condición que facilitaría la existencia de agua líquida en su superficie. Aproximadamente un tercio de la masa del nuevo planeta extrasolar estaría conformada por agua.

Draco (o el dragón) es una constelación de enormes dimensiones, aunque no tiene estrellas especialmente brillantes. Si observamos el mapa del cielo, la cabeza del dragón está representada por un cuadrilátero de estrellas situadas entre Hércules y la Osa Menor. En Draco se localiza HD 101364, una estrella casi idéntica al Sol. Sus características físicas y su composición química la convierten probablemente en el “gemelo solar” más próximo a nuestra estrella.

Ahora, en el nuevo estudio publicado recientemente en la revista The Astronomical Journal, los investigadores canadienses confirmaron el descubrimiento de un exoplaneta que gira alrededor de TOI-1452, la más grande de las dos estrellas de un sistema binario localizado en la gigantesca constelación de Draco. La estrella anfitriona es mucho más pequeña que nuestro Sol: las dos estrellas del sistema binario se orbitan entre sí y están separadas por una mínima distancia según los astrónomos, aproximadamente dos veces y media la distancia entre el Sol y Plutón

Pura agua

Aunque el exoplaneta TOI-1452 b parece ser rocoso como la Tierra, su radio, masa y densidad sugieren un mundo muy diferente al nuestro. Sabemos que alrededor del 70% de la superficie terrestre está cubierta por océanos, pero en realidad el agua solo constituye una fracción insignificante de su masa: menos del 1%. Por el contrario, en TOI-1452 b el agua podría representar hasta el 30% de su masa, una proporción similar a la identificada en algunos satélites naturales de nuestro Sistema Solar. 

Dichas características fueron halladas en las lunas de Júpiter, Ganímedes y Calisto, y en las lunas de Saturno, Titán y Encelado. En todos estos mundos, una gran fracción de su masa está formada por materiales más ligeros que aquellos que componen la estructura interna de la Tierra. De esta forma, han sido denominados "planetas oceánicos".

Según los astrónomos a cargo de la nueva investigación, TOI-1452 b es uno de los mejores candidatos para un planeta oceánico que se ha encontrado hasta la fecha: su radio y masa sugieren una densidad mucho más baja de lo que cabría esperar para un planeta que está compuesto básicamente de metal y roca, como la Tierra.

Vale remarcar que los mundos oceánicos han sido catalogados además entre los que tienen más posibilidades de albergar alguna forma de vida, teniendo en cuenta la importancia del agua líquida para el desarrollo de las condiciones que propician el surgimiento de la vida. Si tenemos en cuenta las condiciones de temperatura de TOI-1452 b, quizás nuevos estudios puedan ubicarlo como un astro con interesantes condiciones de habitabilidad. 

Referencia

TOI-1452 b: SPIRou and TESS Reveal a Super-Earth in a Temperate Orbit Transiting an M4 Dwarf. Charles Cadieux et al. The Astronomical Journal (2022). DOI:https://doi.org/10.3847/1538-3881/ac7cea