Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

VILLARREAL CF

La crónica | Los niños del Villarreal la montan gorda en Valladolid (0-3)

Nicolas Jackson y Álex Baena, en dos ocasiones, le dan el primer triunfo al Submarino en Pucela

Baena y Jackson dieron el primer triunfo al Villarreal en Valladolid. LaLiga

Vaya cantera tiene el Villarreal CF. Puro espectáculo. Es una delicia ver cómo los niños de Miralcamp son ya futbolistas top de Primera. El recital de los Yeremy, Jackson, Baena o Chukwueze le dio brillo a una victoria con autoridad y contundente con tres goles de genética puramente grogueta. Para ver varias veces el segundo tanto de las dos dianas de Baena en Pucela. Emery tiene una plantilla de ensueño en la que se agolpa talento en el once, en el banquillo y hasta en jugadores como Danjuma, Trigueros o Femenía que no pudieron entra en la citación por lesión. 

Y lo mejor es que este Villarreal todavía deja la sensación de que no ha alcanzado su cénit de rendimiento y le queda mucho por mejorar. El 0-3 en Valladolid reafirma las magníficas impresiones de la pretemporada. ¡Ojo a este Villarreal 3.0 de Emery!

El Submarino cocina a fuego lentos sus partidos. El técnico de Hondarribia intenta perfeccionar ese juego de posesiones largas con más precisión y velocidad en el último cuarto de campo. Después de una pretemporada exitosa en resultados y tras ofrecer una buena imagen como bloque, con algunos aspectos a mejorar en el juego ofensivo, llega el primer partido oficial en Valladolid. Y la competición siempre es diferente. Emery diseñó un once que estaba en la mayoría de las quinielas, reforzando un centro del campo experimentado y competitivo, dejando el ataque para Yeremy, Jackson y su mejor baza: Gerard Moreno.

Ambos equipos comparten su querencia por el balón, aunque el potencial técnico del Villarreal es tremendamente superior al de los vallisoletanos, que suplían con organización y orden sus limitaciones, no dejando a los amarillos jugar con comodidad. Al Submarino le falta velocidad, pero sobre todo precisión. El juego transcurría en un terreno de juego en el que las áreas parecían prescindibles para los dos equipos, aunque el equipo groguet iba esculpiendo poco a poco su dominio sobre un Valladolid voluntarioso pero sensiblemente inferior a su rival.

Un cambio

El Villarreal necesitaba más presencia de Gerard, más desequilibrio y más juego entre líneas. En definitiva, ese toque de improvisación y ese punto diferencial en los metros finales que resuelve partidos encriptados como el inaugural en Pucela. 

Por contra, el Valladolid no lograba inquietar mínimamente a la defensa liderada por Albiol y Pau, también en periodo de puesta a punto todavía. Con todo ello, el Submarino, al que le costaba marcarle sus colmillos a los de Pacheta, tiene tanto potencial que dispuso de hasta cuatro buenas ocasiones para batir a Asenjo, a quien costaba ver en una portería diferente a la del Villarreal. El palentino evitó un buen tiro de Yeremy que tenía aroma de gol, aunque el canario no vio a Jackson que estaba solo y preparado para empujar el balón.

La pizarra de Emery

La pizarra de Emery echaba humo. Es realmente loable lo bien que trabaja el técnico de Hondarribia las acciones de estrategia... y lo bien que las ejecutan los Parejo, Jackson, Gerard y compañía. En Miralcamp se gestaron dos acciones a balón parado que no concluyeron en gol por mera casualidad. Parejo pone el balón donde quiere, Jackson hace una pantalla en el área pequeña y en el segundo palo aparece Gerard con espacios para rematar con comodidad pero el balón se paseó por la raya del área de meta. El Villarreal acabó la primera parte enseñando las garras y amenazando a Asenjo.

Lo que se anunciaba antes del descanso acabó confirmándose a la salida de vestuarios. Y Yeremy hizo estragos a las primeras de cambio. Si los espías de la Premier estaban analizando el partido, su cotización subió varios millones en Valladolid. El extremo canario desbordó por velocidad y se plantó en la línea de fondo, levantó la cabeza y se la dejó para empujarla a Jackson. El Villarreal se estiró y el Valladolid se encogió. Había que buscar el 0-2, el estoque definitivo, pero con el paso de los minutos el conjunto local resucitó y se creyó que podía empatar, pero Rulli demostró que es un porterazo y desactivó los arreones de los locales. Emery movió el banquillo en busca de oxígeno y encontró pulmones y talento. Los cambios le dieron verticalidad y profundidad con la entrada de un magistral Baena y un desequilibrante Chukwueze.

Entre los dos le hicieron un traje a medida al Valladolid, que acabó rendido ante la clase de los niños de Miralcamp. Baena sentenció con dos goles de bellísima factura. El Villarreal ha empezado como un tiro la temporada.

Ficha técnica:


0 - Valladolid: Sergio Asenjo; Luis Pérez, Joaquín, El Yamiq, Escudero (Olaza, m.80); Roque Mesa (Kike, m.56), Monchu, Aguado; Plata (Iván Sánchez, m.56), Sergio León (Gassama, m.55) y Toni Villa (Óscar Plano, m.62).


3 - Villarreal: Rulli; Foyth (Mandi, m.88), Albiol, Pau Torres, Pedraza; Yeremy Pino (Álex Baena, m.63), Capoue, Parejo, Coquelin (Chukwueze, m.63); Gerard (Morales, m.72) y Jackson.


Goles: 0-1, m.49: Jackson. 0-2, m.81: Álex Baena. 0-3, m.90: Álex Baena.


Árbitro: Mario Melero López (Comité andaluz). Mostró cartulina amarilla a Roque Mesa (m.51), del Real Valladolid.


Incidencias: Partido correspondiente a la primera jornada de LaLiga Santander, disputado en el estadio José Zorrilla ante 17.543 espectadores. Antes de comenzar el partido, se confirmó el récord histórico de abonados del club blanquivioleta, con más de 2.250. 

Compartir el artículo

stats