VILLARREAL CF

La previa del Sevilla-Villarreal | ¡A bailar, a bailar, a bailar...!

Segundo examen liguero para Marcelino en la tierra de las sevillanas y ante un rival herido y con su entrenador, Diego Alonso, muy cuestionado

Trigueros, Kiko Femenía, Carlos Romero, Jorge Cuenca, Morales y Matteo Gabbia, durante el entrenamiento de ayer ante la atenta mirada de Rubén Uría (i).

Trigueros, Kiko Femenía, Carlos Romero, Jorge Cuenca, Morales y Matteo Gabbia, durante el entrenamiento de ayer ante la atenta mirada de Rubén Uría (i). / Gabriel Utiel

Ismael Mateu

Ismael Mateu

Toca bailar. Toca bailar sevillanas, toca bailar con un rival herido, que acumula siete partidos en LaLiga sin ganar, once si no se cuenta el duelo de Copa del Rey ante un rival de regional, toca bailar en un estadio tan complicado como el Ramón Sánchez Pizjuán, toca bailar ante el regreso de Marcelino, tras su reciente «no quiero», a la que fue su casa, toque bailar para mejorar la solidez defensiva y toca bailar contra la autoestima y la fragilidad mental que adolece el Villarreal CF en muchas fases de sus partidos.

El Submarino afronta este domingo por la tarde en la Bombonera de Nervión un partido a domicilio ante el Sevilla (18.30 horas, Dazn) que siempre es complicado. Da igual cómo esté el conjunto andaluz, es indistinto que atraviese una profunda crisis y que su entrenador, Diego Alonso, se juega el cargo, no importa que la grada pida constantemente la dimisión de su junta directiva... Los encuentros en Sevilla ante el Sevilla nunca son plato de buen gusto para el Villarreal.

Marcelino García Toral, durante su charla previa al inicio del entrenamiento de ayer, en la víspera del partido de Europa League ante el Panathinaikos.

Marcelino García Toral, durante el entrenamiento de ayer, en la víspera del partido ante el Sevilla. / Villarreal CF

El Submarino, a lo suyo

Marcelino afronta la vuelta al coliseo sevillista sin querer mirar al rival. La situación hispalense es harto preocupante, pero el entrenador asturiano ya tiene bastante con lo suyo. Y lo suyo ha comenzado bien en cuanto a resultados, que es lo imprescindible para romper una mala dinámica que heredó de Setién y Pacheta, sus antecesores.

Pero las tres victorias en tres partidos en Copa del Rey, LaLiga y la UEFA Europa League no le ponen la venda en los ojos al técnico groguet. Marce sabe que tiene trabajo, y mucho, para que, además de resultados, el Submarino sostenga durante 90 minutos, y no solo entre 50 y 60, el buen juego, personalidad con balón y dominio y determinación en las dos áreas que mostró en la segunda parte ante Osasuna y en la primera frente al Panathinaikos.

Albiol fue relevado al descanso.

Albiol fue relevado al descanso en el Villarreal-Panathinaikos. / Manolo Nebot

Bloque similar

Para el duelo de esta tarde, Marcelino seguirá con la hoja de ruta marcada, planteando un equipo que se asemejará más al que jugó contra los navarros que con los atenienses. El duelo europeo dejó algunos heridos de guerra como los tocados muscularmente Albiol y Foyth, junto a un Akhomach que ha sido duda desde que terminó dicho encuentro por una contusión en el codo. Los tres podrán estar a disposición del míster, junto a Francis Coquelin como gran novedad, mientras que todavía no llega Denis Suárez.

Por ello, el once que podría iniciar en Sevilla estaría formado por Jörgensen, que regresaría a la titularidad, en portería, Foyth o Kiko Femenía en el lateral derecho, con Pedraza en el izquierdo. Cuenca será el central por la izquierda, mientras que en función del estado de Albiol, será el valenciano el otro central o en su defecto entraría un Gabbia señalado en los goles del Panathinaikos.

Parejo comandará la medular, estando acompañado por Capoue en la sala de máquinas, mientras que más adelantados y hacia los costados estarán en Adrià Altimira por la derecha, en un nuevo doble lateral, y el desequilibrante Álex Baena por la izquierda.

El ataque parece destinado para la dupla Gerard Moreno-Comandante Morales, que tan buen resultado está dando. Ellos serán los primeros que querrán bailarle alguna sevillana al Sevilla.