+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

«La gaiata ha ido a más y a más que irá»

 

«La gaiata ha ido a más y a más que irá» -

PASIÓN POR CASTELLÓN Y POR LAS FIESTAS
08/12/2017

Lo suyo es pura vocación por la fiesta. «Pasión», le llama él. Manuel Jesús López Palomino lleva 45 años en el món de la festa, comprometido, primero a través de su familia, con un amor por la tradición de las fiestas de Castellón que ha sabido transmitir a las generaciones que le siguen, como a su sobrina, Lourdes Luján, que este año le acompañará del brazo en los actos más importante como madrina del sector que él preside, el de la gaiata 7 Cor de la Ciutat. «Con voluntad, con pasión, todo su puede», dice, y el sector, que cogió «un grupo de personas en el 2004 cuando estaba a punto de desaparecer, con dinero prestado, ha ido a más y a más que irá», asegura, trasladando el dicho a todos los sectores de la ciudad.

«La gaiata, en general, ha evolucionado mucho, y los sectores han crecido, ganándose el respeto de todos los colectivos, como se ha demostrado en el Congrés Magdalener, donde el monumento se ha consagrado como eje y símbolo máximo de las fiestas fundacionales», señala. Los de Cor de la Ciutat para la Magdalena del 2018 los firmará este año José Ariza, Montaña, junto a su equipo del Matadero, y serán «de corte clásico, tradicional, ensalzándose como monumento de luz al servicio de la fiesta». «Es un importante trabajo de equipo que une y enorgullece al sector, desde el día a día al bautismo o su presentación en sociedad en el Desfile de Gaiates, primera exaltación de la festa gran», explica el presidente.

Al frente del sector que lleva el guarismo número 7, López Palomino quiere «sumar». «La comisión trabaja a una para avanzar, para que Cor de la Ciutat sea el epicentro festero del barrio, al que invitamos a unirse a todos los actos, con una carpa que estará abierta y con actividades gratuitas para los que vengan, desde los almuerzos matinales a las paellas y cenas que se van sucediendo en la semana grande». «Hay que abrirse al vecindario, al sector y a toda la ciudadanía, porque «la gaiata es el símbolo de Castellón y la de Cor de la Ciutat es la nuestra propia», dice.

La Ofrena a la Mare de Déu de Lledó en la concatedral de Santa María, las verbenas con DJ cada día, con una programación variada para todos los públicos, y los actos oficiales, llenan una agenda para la que «no hay suficiente tiempo en 9 días de semana grande».

EL PRESIDENTE

Manuel López