+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Tribuna

Motor cerámico

 

Merche Galí Merche Galí
02/02/2018

Mientras leen estas líneas asisto a la presentación del expositor de la Diputación Provincial que reunirá a los municipios cerámicos en la feria Cevisama 2018 la próxima semana. ¿Cómo no iba a estar representada Almassora en la muestra del azulejo más importante del país? Nuestro municipio llevaba mucho tiempo sin apoyo institucional hasta que el año pasado decidimos dar visibilidad a la industria local por excelencia. El lunes volveremos a Valencia y lo haremos con novedades para respaldar a un sector que despunta tras la crisis.

No es casualidad que las licencias en los polígonos de Almassora crecieran un 18% el año pasado, ni que algunas de las más relevantes nos eligieran para operar por primera vez. Muchas otras decidieron ampliar sus instalaciones, confirmando así que el suyo es un proyecto de futuro. Y es que en nuestro término municipal operan algunas de las empresas más potentes de la provincia. Del país, si me apuran. Y eso tampoco es casualidad.

En Cevisama mostraremos al mundo la calidad de su producto, la profesionalidad de sus plantillas y la capacidad de adaptarse a una demanda en constante cambio. Y también pondremos en valor nuestros activos como municipio que aspira a la marca estratégica industrial: aparcamiento de camiones y vehículos, buenos accesos, conexiones con el puerto de Castellón, apuesta por alumbrado eficiente en los polígonos industriales, más limpieza de los recintos…

La cerámica local está en pleno proceso de transformación al modelo de producción 4.0. La empresa del conocimiento ha tomado las riendas para valerse de las nuevas herramientas con el objetivo de reducir costes y ganar eficacia. Vamos a mostrarle al mundo que Almassora ya está inmersa en esta revolución industrial del siglo XXI, que es cerámica y que tiene tanto potencial que no le hace falta compararse a otros municipios con idéntica tradición. El producto que se fabrica aquí no tiene nada que envidiar al de la competencia, tampoco sus profesionales. Ni mejores, ni peores: somos únicos. Esa etiqueta es la que reivindicaremos a partir del lunes en Cevisama, donde las empresas de Almassora serán las mejores embajadoras.

*Alcaldesa de Almassora