De los más de 2.000 yacimientos arqueológicos de asentamientos con que cuenta Castellón, una veintena de villas romanas, poblados íberos o una mezquita andalusí de las más antiguas en yacimientos de la Península se han acondicionado para su visita al turista, ya sea con guía o con paneles didácticos con códigos QR. El equipo de Arqueología de la Diputación de Castellón, capitaneado por Arturo Oliver, trabaja además en acondicionar nuevos espacios para compartir el conocimiento con los visitantes. Los hallazgos más relevantes, eso sí, se pueden admirar, pero en los museos, para evitar su deterioro al aire libre y evitar al tiempo sustracciones. Las condiciones de visita de cada yacimiento se pueden consultar en la web Castellón Arqueológico (www.castellonarqueologico.es), un recopilatorio de los principales enclaves, con la valía de cada cual y teléfonos de contacto para concertar el acceso, pues algunos se encuentran en fincas de propiedad privada --como el Perengil, en Vinaròs--; otros están vallados con horario de visitas; y otros, sin ninguna restricción para adentrarse en ellos.

El turismo cultural ha contado en los últimos años con un impulso gracias a la contribución, tanto desde las Administraciones como con el surgimiento de empresas como Arqueocas, especializada en turismo arqueológico y en el de Memoria (sobre vestigios de la Guerra Civil). 

El responsable del Servicio de Arqueología de la Diputación de Castellón, Arturo Oliver, repasa los principales yacimientos visitables

Un nuevo enfoque didáctico

«Hace siete u ocho años la sección de Arqueología de la Diputación elaboró un proyecto para poner en valor los yacimientos y tenerlos como recurso turístico en cada población. Creamos el proyecto Castellón Arqueológico. Se eligieron aquellos que estaban en mejores condiciones o más espectaculares, y se acondicionaron para sus visitas», relata Oliver.

En su selección de entre estos 21, con vestigios de más de 70.000 años de antigüedad, el experto destaca que «son visitables y de cierta espectacularidad el del Puig de la Nau de Benicarló , poblado ibérico del siglo V antes de Cristo. Puedes ir por sus calles, entrar a las diferentes dependencias, subir por la muralla, entrar por la puerta. Se conserva en muy buen estado».

Mosaico encontrado en el yacimiento de la villa romana de Benicató, en Nules, y custodiado en el Museu de Belles Arts. Frank Palace

En Castelló, destacó «la villa romana de Vinamargo, o en Nules la de Benicató, uno de los primeros yacimientos que se excavaron de forma amplia y cuyo consistorio gestiona visitas guiadas». Continuó con la comarca de Els Ports, «donde las obras de los parques eólicos pusieron al descubierto yacimientos como el ibérico amurallado de los siglos VII al II, de La Lloma Comuna, de Castellfort; o en Portell de Morella, otro de la Edad del Hierro, del s. VII, En Balaguer, donde las excavaciones han considerado que se trata del tipo conocido como casa-torre. Vale la pena visitarlos. Están muy bien conservados». Siguiendo este paseo por los antepasados, «en Cortes de Arenoso se puede visitar el yacimiento de los Morrones, también de la Edad del Hierro; y en Montán, el del Calvario». De la época romana recordó que la Via Augusta atraviesa de norte a sur la provincia; y de los asentamientos ibéricos, citó otros como los de la Misericòrdia de Vinaròs; o en Alcalà de Xivert, en la ermita de Santa Llúcia.

Etructura de mezquita emiral, en el Tossal de la Vila, de la Serra d'en Garceran. S. IX Mediterráneo

Preparar la visita

Para una excursión a pie, «porque es más difícil en coche (solo se puede acceder en todoterreno)», podremos hablar del Tossal del Mortorum de Cabanes, o del Tossal de la Vila de la Serra d’en Garceran». Para Oliver, una máxima que habría que atender en la actualidad es «una mayor inversión en el mantenimiento por parte de los entes municipales en estos yacimientos. Muchos poblados se encuentran en plena montaña rodeados de vegetación que, de no limpiarse, puede dañarse».

Vivir el pasado

José Albelda, arqueólogo y director de Arqueocas, es el impulsor de visitas a los yacimientos con los arqueólogos como guías turísticos, como la villa romana de Benicató (Nules) y a los poblados íberos del Torrelló (Almassora) y Sant Josep (la Vall d’Uixó). Organizan talleres de muestra de piezas similares a las de las excavaciones. De forma novedosa, en este 2021 prepararon en Benicató una degustación de productos de época romana como el famoso garum, vino mulsum, queso, diferentes panes, etc. «Son bebidas y alimentos reproducidos según investigaciones científicas y tratados gastronómicos y agronómicos de época clásica. Fue todo un éxito y las plazas se agotaron en apenas dos días. Pronto se organizarán en más yacimientos», reseñó.

Visita teatralizada en Benicató (Nules). Mediterráneo/arqueocas

Las visitas teatralizadas con actores profesionales son otra opción, como en Benicató, en Nules, con lista de espera de más de 100 personas. Arqueocas compagina las visitas con proyectos. «Para 2022 tenemos los planes directores de la Torre de Carabona (Burriana), la recuperación de las murallas de Moncofa o dotar de contenidos a la Torre de la Presó de Onda, visitable dentro de muy poco». Y en este 2021, nueva señalización turística en municipios, seguir con la oferta de rutas y añadir más catas.

Visita al yacimiento del Puig de la Nau de Benicarló. María José Sánchez

El más amplio: 10 hectáreas en Torre la Sal

El yacimiento más extenso de la provincia es Torre la Sal, es un poblado ibérico de 10 hectáreas en Ribera de Cabanes, el único que hay en la zona. Se ha excavado en parte debido en parte a los proyectos de urbanización que tiene allí Marina d’Or. En la Pobla Tornesa hay uno de 4,5 hectáreas o la Punta de la Vall d’Uixó, de 4, según destaca Oliver.

En cuanto a hallazgos, en El Puig de la Misericòrdia de Vinaròs se han encontrado cinco enterramientos infantiles de recién nacidos en las casas del poblado ibérico. En Montán, retos fenicios, «prueba de que el comercio marítimo penetró muy al interior». En Benafer, un horno metalúrgico; y en el Tossal de la Vila de la Serra d’en Garceran destacan estructuras arquitectónicas del periodo andalusí de una de las mezquitas más antiguas de los yacimientos de la península, una sala orientada a la Meca, visitable y con paneles. «Castellón es una provincia con yacimientos arqueológicos muy diversos. No son grandes como los de Ampurias, Tarragona o Castilla la Mancha, son más pequeños pero los hay muy bien conservados», resalta. Ahora, el equipo provincial excava el de Cortes de Arenoso, Montán y Zucaina. Oliver anuncia una restauración total en 2022 del yacimiento del Puig de la Misericordia de Vinaròs, donde ya este año se ha trabajado en su acondicionamiento. Y en Cabanes se están llevando a cabo ya diversas excavaciones al lado de la playa, del acantilado --son restos neolíticos, en peligro por la erosión del mar-- y se actúa por urgencia.

Esta es la lista por comarcas de los 21 enclaves para visitar:

BAIX MAESTRAT

1. Perengil y Puig de la Misericòrdia (Vinaròs)

2. Puig de la Nau (Benicarló)

3. Santa Llúcia (Alcalà de Xivert)

ALCALATEN-MIJARES

4. Los Morrones (Cortes de Arenoso)

5. Los Cabañiles (Zucaina)

6. Pujolet de Santa (L'Alcora)

7. Torre de Foios (Llucena)

8. Castell d'Atzeneta (Atzeneta)

ELS PORTS

9. Lloma Comuna (Castellfort)

10. Sant Joaquim de la Menarella (Forcall)

11. Lesera-la Moleta dels Frares (Forcall)

12. En Balaguer (Portell de Morella)

LA PLANA I

13. Tossal de la Vila (Serra d'en Garceran)

14. Tossal del Mortorum (Ribera de Cabanes, Torreblanca y Orpesa)

15. Torre de la Sal (Ribera de Cabanes)

16. Vía Augusta y Arco Romano (Cabanes)

17. Els Estrets (Vilafamés)

LA PLANA II

18. Vinamargo (Castelló)

19. Torrelló del Boverot (Almassora)

20. Sant Josep (la Vall d'Uixó)

21. Benicató (Nules)

*Más detalles en: (www.castellonarqueologico.es)