Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Economía

Las cajas rurales de Castellón ganan un 22,6% más en plena pandemia

Las cooperativas de crédito logran mejores resultados en la provincia que la media de la Comunitat

Un momento de la asamblea general de Caja Rural Vila-real, en junio pasado.

Un momento de la asamblea general de Caja Rural Vila-real, en junio pasado.

La crisis del coronavirus ha afectado al conjunto del tejido productivo, incluidas las entidades financieras, que no han logrado esquivar por completo los efectos de la crisis generada por la pandemia.

Sin embargo, en el caso de las cajas rurales de la provincia de Castellón, al igual que para el resto de la Comunitat Valenciana, la situación es diferente, ya que cerraron el primer semestre de este año con un muy significativo incremento de sus beneficios, del 22,6%, más elevado incluso que el promedio autonómico, del 21,3%.

Además, la subida más relevante de la Comunitat la ha protagonizado la rural de La Vall San Isidro, una entidad que en el 2016 cerró con unas pérdidas de 3,2 millones de euros y que dos años más tarde se unió a Solventia, un grupo liderado por la Caja de Almendralejo. El hecho es que hasta junio ha obtenido unas ganancias de 481.000 euros, lo que implica un aumento del 127,9 % en relación a los 211.000 del mismo período del 2020. La siguiente con una mejor evolución fue la rural de Xilxes, con una subida del 42,8 %, aunque pasó de 21.000 a 30.000 euros. La que menos ganó fue Vilafamés: 18.000 euros.

Firmas con beneficios

Estas entidades, muy arraigadas en la autonomía y con un peso relevante en la financiación del sector agrario, parecen dejar atrás los efectos que la pandemia del coronavirus ha tenido sobre la economía, después de haber salvado el ejercicio de la crisis sanitaria, después de que en el 2020, solo cinco de las firmas valencianas obtuvieran beneficios. De ellas cuatro fueron de Castellón: Onda (+9,17%), Betxí (+4,30%), Almassora (+2,70%) y La Vall San Isidro (+0,44%) . 

Resultados de las cajas rurales.

Resultados de las cajas rurales. Mediterráneo

Los datos publicados por la Unión Nacional de Cooperativas de Crédito (Unacc) ponen de relieve que estas firmas financieras sumaron a 30 de junio de 2021 en el conjunto autonómico unos beneficios de 21,05 millones de euros, es decir, un 21,3 % por encima de los 17,35 del mismo período del ejercicio precedente.

Dicha cifra surge de la suma de los resultados de las treinta rurales que operan en la autonomía. Si se les añade los 24,1 millones de Cajamar, los beneficios conjuntos suben a 45,2 millones, un 18,7% más que los 38,1 del 2020, un período, el del año pasado, marcado por el primer estado de alarma y el confinamiento general de la población. La inclusión de Cajamar, entidad de origen almeriense que elevó sus ganancias en 22,7% y llegó a los 24,1 millones, obedece a su gran implantación en Castellón y en la Comunitat, no en vano absorbió a grandes rurales de la autonomía durante la crisis financiera iniciada en el 2008 y es cabecera de un grupo cooperativo del que forman parte dos decenas de cooperativas valencianas.

Reducido ganancias

Por otra parte, solo dos rurales de la autonomía han reducido sus ganancias en el primer semestre. Albal, en un 13%, hasta los 135.000 euros, y de la de l’Alcora, que ha obtenido unos beneficios de 887.000 euros, un 0,7 % menos que en el 2020. La inmensa mayoría de las restantes han elevado sus resultados en dos dígitos. Solo seis -Onda, Almassora, L’Alcúdia, Ruralnostra, Vinarós y les Coves de Vinromà- han crecido por debajo del 10%.

Compartir el artículo

stats