Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El problema de las drogas

Un exadicto a la marihuana en Castellón: «Decidí dejarlo cuando una mafia amenazó a mi madre»

Está en tratamiento, tras 20 años de consumo que le han provocado un trastorno esquizoafectivo

Imagen de un hombre liando un porro de marihuana.

Imagen de un hombre liando un porro de marihuana.

Tiene 47 años y las últimas dos décadas ha estado consumiendo marihuana. Ahora está intentando superar esta adicción, que le ha dañado en todos los aspectos de la vida, en el centro de día de Patim que tiene carácter ambulatorio. Además, vive en un piso tutorizado. «Realmente, empecé a consumir tarde, a los 27 años, con un amigo que tomaba. Todos los domingos con la excusa del fútbol consumía, él me lo regalaba y decidí compensarle y comprar alguna vez, pero me sobraba y, entonces, el consumo pasó también a ser entre semana», explica este hombre.

«Llegué a traficar para poder pagar lo que yo tomaba y tuve problemas con las mafias, hasta que amenazaron a mi madre», detalla. Este fue el punto de inflexión que le llevó a tomar la decisión valiente de poner solución a este problema adictivo. «Le conté a ella lo que me pasaba y mi familia puso en marcha todo el proceso».

Divorcio y problemas laborales

A partir de ahí empezó a ver la luz para salir del túnel en el que llevaba desde hacía años y que fue también la causa de su divorcio. «Ella no pudo soportar mi consumo, teníamos problemas económicos y, a pesar de eso, yo no dejaba de comprar cannabis», señala.

Su adicción también le ha generado trabas laborales. «Me considero buen trabajador, aunque en algunos empleos mi estado por consumir pudo ser el motivo del despido».

Trastorno

Lanza un mensaje claro a los jóvenes: «La marihuana puede desinhibir y resultar atractiva, pero puede afectar a la salud mental. Yo sufro trastorno esquizoafectivo y tengo que tomarme tres pastillas al día de por vida. Los efectos a la larga pueden afectar toda la vida». Ahora ve el futuro con esperanza, su estado y el trato con su familia ha mejorado y espera encontrar un trabajo.

Compartir el artículo

stats