Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las cajas rurales de Castellón disparan sus beneficios un 66% este año

Las entidades cierran el tercer trimestre del año superan los 7 millones de euros de ganancias

Imagen de archivo de la sede de Cajamar en el centro de Castelló.

Al albur de la recuperación, singularmente tras un período veraniego donde la covid estaba bajo control, las cajas rurales de la Comunitat experimentaron un incremento de casi el 30% en sus beneficios al cierre del tercer trimestre de 2021 al pasar de los 23,5 millones del noveno mes del 2020 a los 30,5 de un año más tarde, según los datos que ha dado a conocer la Unión Nacional de Cooperativas de Crédito (Unacc). 

En términos relativos, las ganancias de las cooperativas de crédito castellonenses han aumentado en el periodo descrito más del doble, al superar una escalada de más del 66%, con un resultado global en términos absolutos de más de 7 millones de euros, sin incluir al Grupo Cajamar, que por sí solo ha ganado un 155,9 más al obtener un beneficio en la Comunitat que se sitúa por encima de los 25.500 millones de euros.

Los beneficios de las cajas rurales de la Comunitat, entidad a entidad, hasta septiembre.

Los beneficios de las cajas rurales de la Comunitat, entidad a entidad, hasta septiembre. Mediterráneo

Estas entidades, con un peso relevante en la financiación del sector agrario provincial y autonómico, continúan con una evolución que parece consolidar su salida de una situación complicada por la que en el 2020 solo cinco de las cajas rurales valencianas obtuvieron beneficios. Tres de ellas, precisamente, de Castellón: Onda (+9,17%), Almassora (+2,70%y La Vall San Isidro (+0,44%), pero con datos muy alejados, en el caso de esta última. En el 2016 llegó a contabilizar pérdidas de 3,2 millones, y ha conseguido cerrar el pasado septiembre con una ganancia de casi 800.000 euros, lo que representa nada menos que un 220,9% más que en las mismas fechas del ejercicio precedente, anotando de este modo el mayor incremento porcentual en el conjunto de la Comunitat. Se trata de una caja rural que en el 2018 se unió a Solventia, un grupo liderado por la caja de Almendralejo.

También en términos relativos, Xilxes encabeza la segunda posición en el ránking provincial por crecimiento en los beneficios (+86,6%); mientras que Nules es la tercera (69%); seguida de Vila-real (66,9%); Burriana (66,3%); y Benicarló (65,5%) como las cooperativas de crédito castellonense con más avances en sus ganancias.

En el lado opuesto de la tabla, se encuentran Almassora, Onda y l’Alcora, tres de las cuatro entidades de la Comunitat que no han experimentado incrementos en sus beneficios de dos dígitos, al quedarse entre el 2 y el 6,1%.

El contexto

El porcentaje de aumento de beneficios del 30% de media para las cajas rurales de la Comunitat Valenciana crece hasta un 49% si se incluye a Cajamar, cabecera de un grupo cooperativo del que forman parte dos decenas de rurales de la autonomía. La entidad con sede en Almería, que tiene una importante base de negocio en la provincia de Castellón y el resto de la Comunitat, tras absorber entidades como Ruralcaja o Caja Campo, elevó el resultado conjunto del sector hasta los 50 millones, frente a los 33,4 de septiembre del año pasado. 

Todas las rurales valencianas experimentaron incrementos en sus beneficios, a excepción de la de la entidad Albal, que ganó 187.000 euros, un 3,7% menos que en el año anterior. Muy significativo fue el alza en sus resultados obtenido por la Central de Orihuela, que ocupa la primera posición entre las entidades de la autonomía y que se acercó a los diez millones tras elevar sus ganancias un 40 %. Ello le permitió volver a superar a Caixa Popular, que es la segunda con 9,2 millones tras un alza del 29,3 %.

Compartir el artículo

stats