Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

PUEDEN PERDER SUBVENCIONES DE LA DIPUTACIÓN Y LA GENERALITAT

84 destinos de Castellón deberán adaptarse para seguir como municipios turísticos

Solo Peñíscola y Benicàssim cumplen por ahora los requisitos para tener la denominación

Benicàssim y Peñíscola son las únicas localidades que de momento cumplen con los criterios.

El año que acaba de empezar no solo será clave para lograr la ansiada recuperación de la actividad turística en Castellón, sino que también establecerá el mapa definitivo de localidades consideradas como municipio turístico. Por el momento, solo hay dos destinos provinciales que ya cumplen con los requisitos establecidos desde Turisme Comunitat Valenciana: Peñíscola y Benicàssim. Mientras, 84 deberán acreditar su adaptación a los criterios y el cumplimiento de las obligaciones establecidas desde la Generalitat. De lo contrario, dejarán de serlo.

De hecho, a finales del 2021 ya debería haber quedado cerrado este mapa pero, el 17 de diciembre, un decreto del Consell estableció una flexibilización en las condiciones y una moratoria de un año para que los municipios interesados puedan presentar la documentación acreditativa. Esta modificación del decreto se ha realizado con el objetivo principal de ampliar este reconocimiento a un mayor número de localidades de la Comunitat Valenciana.

Origen

Un decreto anterior de la Generalitat, publicado en enero del 2020, establecía cuáles eran los puntos a cumplir, en base a criterios de población, plazas regladas de alojamientos turísticos y la constatación de que esta actividad es fundamental en la economía local. Con la adaptación se aligeran algunas de las exigencias y también se establecen otros conceptos complementarios, como la existencia de un recurso turístico de primer orden, en función de un catálogo que debe elaborar la propia Administración autonómica.

El decreto también ha añadido la diversificación en tres categorías: municipio turístico de excelencia, municipio turístico de relevancia y municipio turístico de singularidad, en cumplimiento del artículo 29 de la Ley de Turismo, Ocio y Hospitalidad, que señala que el estatuto «podrá diversificar la condición de municipio turístico en virtud del grado de cumplimiento de los criterios y obligaciones establecidos», según indica Turisme Comunitat Valenciana. 

Inyección de dinero

Que una localidad tenga la consideración de turística no solo tiene una relevancia testimonial. También implica una inyección de dinero por parte de las administraciones, a fin de compensar los sobrecostes a los que deben hacer frente los consistorios por el incremento de la población. El pasado año, la provincia de Castellón recibió 1.559.448,88 euros por parte de la Generalitat, más una cantidad idéntica por parte de la Diputación. Los municipios de la provincia que tuvieron mayores fondos fueron Peñíscola (168.069,04 euros), Orpesa (148.835,87 euros), Alcalà de Xivert (94.858,37 euros), Benicàssim (63.444,19 euros), o Castelló (52.965,26 euros). De todos ellos, solo Peñíscola y Benicàssim tienen garantizadas estas aportaciones en el futuro, mientras que el resto de localidades deberán completar la tramitación administrativa en base a los criterios corregidos hace unas semanas. De lo contrario, no tendrán acceso a este dinero.

El cambio en la catalogación de municipio turístico no solo afecta a Castellón. En estos momentos solo hay nueve localidades en la Comunitat que cuentan con el distintivo. Dénia y Calp son las últimas incorporaciones. 

Compartir el artículo

stats