Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CLIMA

Sequía en Castellón: Así están los pantanos después de tres meses sin llover

En los últimos tres meses apenas ha caído el 10% de la lluvia que debería ser habitual en esta época del año

Así se encuentra el pantano de María Cristina.

VÍDEO | Estado del pantano de María Cristina. Gabriel Utiel

Para ver este vídeo suscríbete a El Periódico Mediterráneo o inicia sesión si ya eres suscriptor.

VÍDEO | Estado del pantano de María Cristina. Bartomeu Roig

Los paraguas apenas se han movido de casa en los últimos meses, y esto empieza a causar efecto en las reservas de agua de Castellón. Los últimos datos ofrecidos desde la Confederación Hidrográfica del Júcar muestran una tendencia clara a la baja en la capacidad de los embalses y ahora se está a la espera de que el predominio de los anticiclones en las semanas precedentes de lugar a unas lluvias que recarguen acuíferos y pantanos.

El catedrático de Climatología de la Universitat Jaume I, José Quereda define lo que ha ocurrido en este invierno: «Entre diciembre y febrero lo habitual es que lluevan unos 100 litros por metro cuadrado, pero en la zona litoral no ha llegado ni a los 10». En diciembre las precipitaciones fueron muy escasas, mientras que en enero «son normales los anticiclones y el tiempo estable, pero ya estamos entrados en febrero y no se aprecia un cambio destacable para los próximos días», añade.

La comparación con el mismo tramo de calendario respecto a los años anteriores es significativo. Especialmente con el 2020, cuando ocurrió el temporal Gloria, que regó de manera torrencial a la provincia de norte a sur. Pasado este episodio, los embalses de Castellón estaban al 58,13% de su capacidad. En el 2021 hubo una escasa disminución de apenas el 2,5%, mientras que ahora ya se ha bajado de la barrera psicológica del 50%, por lo que el único pantano situado en la zona norte, el de Ulldecona, se encuentra en prealerta. En cuanto al resto, que integran el sistema del Mijares, no hay tanta preocupación, pero llama la atención María Cristina, que del 43,5% ha pasado a solo el 11,2%.

Estado de los embalses a principios de febrero. Juan Carlos Gozalbo

En cuanto a los embalses con mayor capacidad en la provincia, Arenós, con sus 137 hectómetros cúbicos de tope se mantiene estable y roza el 50%, mientras que el de Sitjar ha pasado del 77% del pasado año al 61% del actual.

Mirada al verano

El experto de la UJI incide en que la escasez de lluvias «no alcanza una situación de récord», pero hay que estar alerta, «porque será difícil afrontar los meses de verano» si continúa esta situación. «Estamos hablando de un momento del año que tradicionalmente es muy seco, y en el que hay mayor demanda de agua por el incremento de población que conlleva el turismo», detalla. El clima mediterráneo se caracteriza por un régimen de lluvias irregular, que en los últimos años se ha ido acentuando. Esto significa que desde hace unas décadas hay menos jornadas de precipitaciones, pero son de mayor intensidad. «Cada vez ocurre más que en un periodo de pocos días lleguen a concentrarse más de 40 litros por metro cuadrado, lo que alimenta la teoría del cambio climático», menciona, para explicar que el mar «está más cálido y esto propicia fenómenos convectivos», como los fuertes temporales de los últimos años, que además de grandes cantidades de lluvias causan daños por inundaciones y el curso de unos barrancos que la mayor parte del tiempo están totalmente secos.

A este panorama se incorpora, tal y como afirma Quereda «una tendencia a la baja de las precipitaciones en la Comunitat, que es más acusada en el sur». En este periodo de pocos chubascos el conjunto de la Confederación Hidrográfica del Júcar, de la que forman parte los pantanos de Castellón, se encuentra a una capacidad del 54,3%, por lo que esquiva las primeras alertas detectadas en buena parte de las cuencas del país. En un panorama distinto está el área del Segura, al 35%. 

Compartir el artículo

stats