Suscríbete El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ECONOMÍA

El Consell deja para 2023 los cambios en el polémico decreto de la 'pinyolà'

La Generalitat da luz verde a la renovación del acuerdo en las mismas condiciones de siempre. En un año entrarán en vigor las primeras medidas para posibilitar la convivencia entre los sectores citrícola y apícola

Las colmenas tendrán prohibido acercarse a los naranjos del 8 de marzo al 31 de mayo.

Desde este lunes y hasta el 31 de mayo los apicultores tendrán prohibido instalar sus colmenas a menos de cuatro kilómetros de los huertos de naranjas. El pleno del Consell dio ayer luz verde al decreto de la pinyolà y lo hizo en los mismos términos con los que el acuerdo se ha renovado en los últimos treinta años, tal y como reclamaban entidades como el Comité de Gestión de Cítricos (CGC), la Asociación de Exportadores de Fruta de Castellón (Asociex) o la Plataforma per la Dignitat del Llaurador. Eso sí, la Conselleria de Agricultura volvió a dejar muy claro que acepta las propuestas del acuerdo firmado entre la Unió de Llaurados, la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA) y las cooperativas y, a partir de febrero del 2023, se van a poner en marcha una paquete de medidas encaminadas a hacer compatible la actividad citrícola con la apícola.

El paso dado ayer por el Consell garantiza que este año no habrá pinyolà y deja para dentro de un año la puesta en marcha de las primeras iniciativas concretas para lograr la convivencia entre los dos sectores, algo que será completamente efectivo en 2026. Y entre esas medidas se encuentran, según las organizaciones agrarias y la Federación de Cooperativas, la creación del mapa agronómico de la Comunitat Valenciana; la aprobación de una línea de ayudas para la reconversión de variedades que puedan ser susceptibles de polinización o de provocarla; otra línea de subvenciones para apoyar la instalación de un sistema de enmallado en estas plantaciones durante la época de floración y ayudas para que en febrero de 2026 los asentamientos de colmenas que se establezcan en territorio valenciano estén todas geolocalizadas a través de GPS o chip.

Tanto la Unió como AVA y las cooperativas insistieron que el acuerdo al que llegaron a mitad del mes pasado, y que ha sido suscrito por Agricultura, es «el más razonable y de futuro para lograr una convivencia de los citricultores y apicultores valencianos» y añadieron que esperaban «un compromiso firme por parte de Conselleria de habilitar partidas presupuestarias suficientes para cumplir con estos retos».

Las tres entidades, además, lamentaron la «manipulación y el oportunismo» de aquellos que, «en lugar de buscar una solución sensata y responsable al problema de la pinyolà, quieren prolongarlo en el tiempo», y aún sin citarlo aludieron a la postura del CGC o de Asaja Alicante. También recordaron que este tipo de medidas ya se ha puesto en marcha en países productores como Estados Unidos «y han funcionado muy bien».

Compartir el artículo

stats