Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las cotizaciones a la Seguridad Social crecen en Castellón el doble que el empleo

Subidas de sueldos por convenios y por el alza del SMI explican la mayor aportación

Los trabajadores del sector servicios, mayoritario en el tejido económico de Castellón, entre quienes más han notado el incremento del salario mínimo.

Al menos hasta la llegada del desafío ruso con la invasión de Ucrania y cuando la sexta ola del coronavirus estaba aún en pleno apogeo, las cotizaciones de los castellonenses crecían a un ritmo que doblaba el del alza de los afiliados a la Seguridad Social. Es una evolución que apunta hacia la mejora de los ingresos de los trabajadores en forma de la tendencia que, en principio, debería continuar adelante, pero cuyas expectativas truncan las consecuencias del terrible conflicto armado.

Las estadísticas del Ministerio de Trabajo y Economía Social al cierre de diciembre pasado, las últimas disponibles, sitúan la base imponible media por asalariado en 1.907 euros, lo que representa unos ingresos por cotizaciones para la Seguridad social de 372 millones de euros en un solo mes y el 12,3% más que en el mismo periodo del 2019, poco antes de que estallara la crisis del covid-19. En este mismo lapso temporal el número de trabajadores afiliados ha pasado de los 184.199 de diciembre de hace dos años a los 194.831 del último ejercicio, de modo que el incremento es del 6%. Es decir, el dinero aportado crece el doble que el empleo.

La conclusión es que los sueldos han subido en plena pandemia y pese a las dificultades que ha supuesto para el mercado laboral. El secretario general de CCOO en Castellón Albert Fernández, atribuye esta positiva evolución del indicador a varios factores.

Por un lado, al hecho de que «el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) ha crecido un 40% en los últimos cinco años y eso tiene un impacto destacado en los sectores con los ingresos más bajos, como es el caso del de los servicios, que cuenta con un peso muy destacado en la provincia de Castellón».

Por otra parte, Fernández alude a la aplicación de los aumentos pactados en convenios, así como a la propia recuperación de la economía en actividades también importantes en este territorio y que, además, tienen sueldos más elevados, como es el caso de la industria, especialmente todo lo que tiene que ver con las empresas fabricantes de pavimentos y revestimientos cerámicos y su entorno.

Añade que la construcción también ha registrado un incremento de sueldos. El líder sindical indica que, además, la tendencia al alza de las cotizaciones es muy acusada, en general, en el inicio de este año 2022. Aporta datos del mes de enero, en el que ha subido un 12% en la fabricación de elementos metálicos; un 13,5 en la edificación;un 20% en bares y restauración, y en una medida importante también en el transporte, todo ello en la medida que se ha reactivado la economía.

Sin embargo, Fernández destaca los efectos de la desorbitada inflación sobre los ingresos de los trabajadores, que «pierden poder adquisitivo».

Sobre lo que pasará a partir de ahora, Albert Fernández apunta que «es imposible de prever» pero que las expectativas son «muy negativas» por el brutal impacto de la crisis energética y lo disparatado de los precios actuales, así como las dificultades para el abastecimiento de materias primas como la arcilla para el azulejo.

Compartir el artículo

stats