Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ECONOMÍA

Hoy vuelve a la Comisión Europea el debate sobre el control a la naranja de Sudáfrica

La Comisión estudiará imponer el tratamiento en frío y la decisión coincide con la ofensiva del sector

Varios trabajadores cargan un buque con naranjas en el puerto de Castelló. MEDITERRÁNEO

A la segunda puede ser la vencida. Tras el chasco del pasado viernes, cuando la Comisión Europea traicionó a la citricultura española al retirar la aplicación del tratamiento en frío (cold treatment) para las importaciones de naranja de Sudáfrica y países limítrofes, la medida vuelve hoy a la agenda de Bruselas. La Comisión ha incluido el debate sobre la posibilidad de aplicar este tratamiento en el orden del día de la reunión del Comité Permanente de Plantas, Animales, Alimentos y Piensos (Scopaff) que tendrá lugar esta misma mañana, con lo que todo apunta a que será hoy, o a muy tardar el lunes, cuando se sometará a votación para su entrada en vigor.

La decisión de incluir en la reunión de hoy el debate y posible votación de la aplicación del tratamiento en frío a las naranjas que llegan de Sudáfrica, una iniciativa cuyo principal objetivo es evitar la llegada de la denominada falsa polilla, ha coincido con la ofensiva lanzada en las últimas horas por el sector citrícola de Castellón, la Generalitat Valenciana y, sobre todo, el Gobierno. Y es que en los últimos días la agenda del ministro de Agricultura, Luis Planas, ha sido frenética. A la reunión del lunes con la comisaria de Sanidad y Salud Alimentaria, Stella Kyriakide, se sumó ayer el encuentro con Henk Staghouwer, su homólogo en los Países Bajos (este país, junto a Alemania y Sudáfrica, han presionado a la UE para que la medida no salga adelante), y su participación en la reunión de ministros Agricultura. 

En ese encuentro, Planas puso el acento en las consecuencias de las plagas para el sector agrícola y ganadero y en su «tremendo impacto económico», y subrayó que «siempre es más barato prevenir que curar». También llamó la atención sobre «el tremendo impacto negativo» que tiene la aparición de nuevas plagas en el uso de productos fitosanitarios. «Nuestros agricultores nos piden, además, y con razón, reglas iguales de juego para competir en un mercado global con los productores de otros países», expuso, y recalcó que la falsa polilla de la naranja no solo afecta a los cítricos, sino también a pimientos y rosas.

Grecia, Italia, Polonia, Portugal, Chipre y Croacia respaldaron durante el encuentro ministerial la aplicación del tratamiento en frío, mientras que el ministro de los Países Bajos se opuso y defendió medidas más flexibles.

Una nueva propuesta

Salvo sorpresa de última hora, hoy la Comisión debatirá sobre los límites a la naranja sudafricana pero la propuesta que planteará Europa será diferente a la prevista inicialmente. Y es que todo apunta a que el documento a debatir, que al cierre de esta edición todavía se encontraba en negociación, incluirá medidas algo más laxas, entre ellas elevar el rango de temperatura de -1º a +2ºC (antes de -1º a 0 ºC) durante 16 días (antes 20). En cambio, el tratamiento en frío que reclamaba la interprofesional citrícola española Intercitrus era mas duro, similar al aplicado por EEUU para esta misma plaga, que es de 22 días a -0,55 grados.

El control a la naranja sudafricana será más o menos estricto, pero lo que es una realidad es que el tiempo apremia. Y todo porque la campaña de envíos procedentes del país africano, que sufre la plaga de la falsa polilla, está a punto de comenzar. «El cold treatment que está pendiente de ser implementado resultaría eficaz para eliminar las larvas, impedir que entre en Europa una nueva plaga y evitar que ocurra lo que sucedió hace diez años con el cotonet», explican desde Intercitrus

El siguiente paso, una vez implementado el tratamiento en frío a la naranja sudafricana, sería extenderlo de forma automática a mandarinas y pomelos, cuyo riesgo es idéntico aunque, de momento, esta posibilidad no está en la agenda de la Comisión Europea. 

Compartir el artículo

stats