Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

REPASO

Diez obras públicas en Castellón que están en peligro por el alza de los costes

No hay administración que se salve de las renuncias de empresas, situación que preocupa cuando ya quedan menos de 11 meses para las próximas elecciones

Las obras del IES Jaume I de Burriana están en la cuerda floja. Isabel Calpe

Central, autonómica, provincial o municipal. No hay institución que se salve de la oleada de obras desiertas, ante unos presupuestos que se han quedado sobrepasados por los fuertes incrementos de los costes. Esta es una recopilación de los principales casos recogidos en los últimos meses. Si hay siempre en interés en culminar las acciones previstas, más lo hay en estos momentos, con las elecciones del próximo mayo a la vuelta de la esquina.

Puentes, institutos y pistas deportivas

Uno de los casos más recientes, y cuantiosos, es la construcción del puente industrial de la Vall d’Uixó. Estaba presupuestado en 1,4 millones, pero ninguna compañía presentó oferta. Los precios contemplados en el pliego estaban un 23% por debajo de los costes de las materias primas. La Generalitat, que abonará buena parte de la actuación, está de acuerdo con incrementar los precios, pero hay que iniciar una nueva licitación.

Otro caso reciente es el de Almassora, con el polideportivo de La Garrofera. Había un presupuesto de 60.000 euros para reparar las goteras del techo. La ejecución debía durar dos meses, pero hay que actualizar los precios, ya que ninguna compañía ha mostrado interés. Otra instalación deportiva es la pista de frontón de Peñíscola. Al final del pasado año se adjudicó la obra, por 54.000 euros, pero la empresa elegida remitió un escrito para presentar la renuncia debido a que el dinero no es suficiente para afrontar los costes.

Las obras de rehabilitación de la piscina de Torreblanca estaban presupuestas en 261.978,44, impuestos excluidos, pero a finales de marzo el consistorio constató que ninguna empresa había presentado una propuesta, por lo que la medida ha quedado desierta. 

Y una situación delicada es la del instituto Jaume I de Burriana, que sigue en marcha pero con turbulencias . Es una inversión que coordina el consistorio dentro del plan Edificant. La empresa Acciona fue la elegida, por un importe de 12,4 millones. A principios de junio solicitaron un ajuste al alza. El concejal de Educación reconoció la situación excepcional y que la Administración tiene mecanismos para afrontar un incremento, «pero no la cantidad que la adjudicataria pide». La obra lleva algunos retrasos, y el plazo de ejecución acaba en otoño del 2023. 

Freno en instalaciones para la sanidad

La ampliación del centro de salud de Moncofa se licitó hace un año y fue adjudicada el pasado mes de octubre, por 1,1 millones de euros, sin que llegaran a empezar. La constructora pidió más dinero ante el alza de costes y finalmente se ha decidido volver a licitar, con el consiguiente retraso de una obra largamente esperada. 

La ampliación del centro de salud de Moncofa deberá licitarse de nuevo. MIGUEL ANGEL SANCHEZ

La ampliación de Urgencias en el Hospital General de Castelló ya había comenzado, pero la compañía adjudicataria, Vialterra, reclama una serie de modificaciones, que apuntan una vez más a los precios de las materias primas. Si no se alcanza un acuerdo entre las partes, deberá cancelarse el contrato vigente, de casi cuatro millones de euros, y volver a proceder a los trámites administrativos.

Fuera del ámbito sanitario, la Conselleria de Desarrollo Rural licitó por 319.433,31 euros el encauzamiento y adecuación ambiental de cauce en un tramo urbano del barranco de Teulería en Aín. Queda en el aire por falta de interesados.

Depuradoras en los pueblos pequeños

La Diputación coordina las actuaciones de saneamiento en municipios de menor tamaño, y tampoco es inmune a los problemas en las licitaciones. La depuradora y colector de Alcudia de Veo, presupuestados en 550.000 euros, fue adjudicada el pasado noviembre, pero en junio quedó anulada. La causa fue la renuncia manifestada por la compañía constructora. Como precedente está, a finales del 2021, la licitación de la instalación para depurar las aguas residuales en Vallibona, con un importe de 406.068,67 (IVA aparte), que se quedó sin adjudicar ante la falta de propuestas. 

Compartir el artículo

stats