Pablo e Isidro no son noticia por estar en el grupo de enfermeras 'influencers' más seguidas en España, que también. Pablo Sánchez e Isidro Manrique, @PauMatalap y @uciero, respectivamente, en Twitter, la red social del pajarito, son noticia todos los días por su trabajo en el Hospital Provincial de Castellón, donde ayudan e intentan hacer la vida más fácil a los pacientes críticos que tienen la suerte de estar en sus manos.

Pero, Pablo e Isidro no se conforman con hacer lo mejor que pueden su trabajo, y ahí viene su faceta de 'influencers'. Twitter e Instagram son las plataformas que eligen para plasmar sus experiencias y, sobre todo, compartirlas con otros y otras profesionales que quieran aprovecharlas para mejorar. También para denunciar las carencias del sector de la enfermería y abrir debates que, al fin y al cabo, puedan ser fructíferos.

Pablo Sánchez trabaja desde el 2007 en el Hospital Provincial de Castellón

¿Enfermeros o enfermeras?

Los dos están en el 'top 5' de enfermeras con más seguidores en Twitter, según el ranking confeccionado por Socialmediatica. ¿Enfermeras? Sí, no es un error tipográfico. Pese a su sexo, tanto Pablo como Isidro, como la gran mayoría de sus compañeros, utilizan el femenino cuando se refieren en plural a la profesión. "Me es indiferente el género con el que se refieran a mí. Mi perfil de Twitter pone 'enfermera macho'; es es una especie de reivindicación ya que nuestra profesión es eminentemente femenina", dice Pablo. "Para mí, referirme al colectivo como enfermeras es visibilizar y dar relevancia al 85% de la profesión que es femenina", apunta Isidro.

Enfermeras más seguidas en Twitter durante el 2022, según Socialmediatica

Enfermeras más seguidas en Twitter durante el 2022, según Socialmediatica

Hecha esta aclaración de género vamos a conocer algo más de estos dos, si me permiten el término, 'gurús' de la enfermería. Pablo Sánchez tiene 44 años y es de Almenara. Ejerce desde el 2007 en el Hospital Provincial de Castellón y es Máster en Atención Integral al Enfermo Crítico y Emergencias por la Universidad de Barcelona, además de socio de la Sociedad Española de Enfermería Intensiva y Unidades Coronarias (SEEIUC). Aparte, es un "yonki del deporte, corredor (que no 'runner') minimalista/descalcista y un apasionado de las Redes Sociales y la tecnología", destaca en el perfil de su blog, 'Enfermería Tecnológica'.

Isidro comenzó en la profesión de la enfermería en el año 1995

Isidro Manrique vive en Benicàssim. Tiene 48 años y, como Pablo, ejerce en el Hospital Provincial. "He tenido la gran suerte de trabajar en tres de las cuatro UCI pertenecientes a la red sanitaria pública de la provincia de Castellón", destaca en su blog 'El Enfermero del Pendiente'. La poesía es otra de sus pasiones y desde el 2018 se pueden leer algunas de sus creaciones en el perfil de su alter ego en Instagram: @enfermeversia

Una legión de seguidores en Twitter

Más de 37.000 seguidores ha logrado captar el perfil de Pablo en Twitter, firmado como @PauMatalap, en un guiño a sus raíces familiares. "Mi familia son 'Els matalafers' de Almenara, ya que mi abuelo, mis tíos y mi padre eran quienes iban por las casas a arreglar los colchones de lana", explica. "Personalmente no le doy demasiada importancia a los números. Lo realmente importante son las personas que hay detrás. Puedes tener 50 seguidores y serles de gran ayuda a todos y cada uno de ellos o puedes tener dos millones y ser única y exclusivamente una pancarta publicitaria con patas", dice Pau, que acepta con modestia ser el número 2 en el ranking de enfermeras con más adeptos en Twitter.

"A mí, tener 28.000 seguidores lo que me da es una sensación de agradecimiento de que haya tanta gente a la que le pueda interesar lo que digo en esa red social", comenta por su parte Isidro, que suma otro par de millares de 'lectores' en las cuentas 'poéticas' de Twitter e Instagram a las que dedica su faceta literata.

A ambos les mueve poder influir en otras enfermeras para que la profesión avance con personal cada vez más cualificado e implicado. Pablo e Isidro saben lo que no quieren a su lado. "Lo que debe dejarse en casa una enfermera a la hora de trabajar en una UCI es la prepotencia y el no ser una jugadora de equipo. En una UCI sin equipo no eres nadie. Tienes que trabajar codo con codo con celador, TCAE, médicos, fisioterapeutas... y estar dispuesto a aprender de todo el mundo", destaca el de Almenara. "Lo que se valora en un trabajo como el nuestro son las ganas de trabajar y también las ganas de aprender", añade Isidro.

El Hospital Provincial, una referencia

Y, por los comentarios de pacientes y familiares, los valores que Pablo e Isidro defienden a capa y espada no pasan desapercibidos en su lugar de trabajo, un Hospital Provincial de Castellón del que siempre se ha destacado el magnífico trato humano de sus enfermeras. ¿Cuál es el secreto? Uno es que "somos un hospital muy familiar y el trato con los pacientes es muy cercano y personalizado", destaca Pablo. "Se mantiene ese espíritu al tratarse de un hospital oncológico. Qué importante es, y lo he vivido en primera persona con mi madre, que afortunadamente se encuentra muy bien y dando guerra, que cuando te diagnostican un cáncer tengas total y plena confianza en los profesionales en los que pones tu vida en sus manos", explica Isidro.

En este sentido, Pablo relata una anécdota. "En un vídeo que grabamos para FORUCI ( el canal de formación online creado por Pablo e Isidro) les preguntamos a dos pacientes que estuvieron ingresados en UCI por covid qué preferían, una enfermera que les encontrara la vena a la primera y que fuera muy desagradable o una simpática que les tuviera que pinchar tres veces, ninguno se lo pensó: 'Que me pinche las veces que haga falta la enfermera simpática'".